México se pronunció a favor de que Israel y Palestina se abstengan de realizar actividades que obstaculicen el proceso de paz por lo que condenó la expansión de los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania, las demoliciones de estructuras palestinas, así como los ataques por parte de organizaciones en Gaza contra Israel y las respuestas desproporcionadas a estos ataques.

Durante su participación en el debate abierto sobre la situación en el Medio Oriente, incluida la cuestión palestina, desarrollado por el Consejo de Seguridad de la ONU, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reiteró que el proceso de paz recae en Palestina e Israel, y en segunda instancia, es la comunidad internacional la que deberá apoyar el proceso para garantizar una paz justa y sostenible en la región.

“Nuestro objetivo es claro: favorecer una solución integral y definitiva al conflicto, bajo la premisa de dos Estados, que atienda las legítimas preocupaciones de seguridad de Israel y permita la consolidación de un Estado palestino política y económicamente viable, que conviva en paz con Israel dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas, así como el estatus especial de Jerusalén, de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas”, precisó Ebrard durante su intervención.

El conflicto palestino-israelí es uno de los asuntos de más larga data aún pendiente en la ONU y la pandemia de Covid-19 ha detonado graves consecuencias económicas, sociales y humanitarias para la población en Cisjordania y, en especial, en Gaza. 

El canciller Ebrard expresó su preocupación por la situación humanitaria que se ha complicado con la pandemia de Covid-19 por lo que urgió a retomar los esfuerzos en cooperación para el bienestar de las personas afectadas.

La pandemia ha puesto de relieve que resulta indispensable retomar y ampliar la cooperación económica y financiera entre Palestina e Israel, así como facilitar el tránsito seguro de personas, mercancías, equipos e insumos médicos y vacunas”, sostuvo.

Confió en que el reciente establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y diversos países árabes represente un paso importante hacia la estabilidad y abra una oportunidad para ampliar el entendimiento mutuo y relanzar el proceso de paz en Medio Oriente.

Ebrard también refrendó que México impulsará la solución pacífica de controversias y esfuerzos encaminados hacia el establecimiento de una paz duradera en la región, cimentada en el respeto mutuo y en pleno apego al estado de derecho.

Recientemente, México otorgó una nueva contribución financiera por un monto de 750,000 dólares al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente, con el fin de que mantenga sus operaciones para atender las necesidades básicas y humanitarias de los refugiados palestinos.

La mayoría de la comunidad internacional coincide en que Israel es quien debe acabar con la colonización del territorio palestino para avanzar hacia la paz, y que solo una solución de dos Estados podrá traer estabilidad a la región.