Luego del altercado que costó la vida a 44 internos en el Reclusorio de Apodaca, Nuevo León, el jefe de Gobierno Marcelo Ebrard, se dijo preocupado por la sobrepoblación en los reclusorios de la ciudad de México, y adelantó que se construirán más instalaciones.

Explicó que en el Distrito Federal hay casi 42,000 presos, 6,000 de ellos del orden federal, y la sobrepoblación es más o menos de 18,000, cifra superior a los originalmente previstos, por eso tenemos que aumentar la infraestructura".

"Tenemos 6,000 personas privadas de la libertad por delitos de orden federal, lo que es una enorme preocupación para la capital de la República", señaló Ebrard Casaubon, "desde mi punto de vista deberían estar en prisiones federales".

"Se trata de delitos de otra naturaleza, es más, muchísimos no son de aquí, como la Reina del Pacífico, en fin, entonces estamos insistiendo en eso y también estamos muy atentos; todos los días reviso esa situación", detalló.

Entrevistado tras develar la placa conmemorativa en la clínica especializada en la salud de la mujer "Marta Lamas", con lo que formalizó la puesta en marcha de ese lugar, puntualizó que las instalaciones para reclusorios se están iniciando tras un largo camino.

Refirió la reciente inauguración de la Torre Médica y añadió que "vamos a invertir este año casi 200 millones de pesos en varias instalaciones".

En la clínica ubicada en Mariano Escobedo, en la colonia Anáhuac, el jefe de Gobierno señaló que a nivel federal ya se construyen nuevas instalaciones, por lo que se prevé que en 2012 habrá aumento en la capacidad de las prisiones de carácter federal.

"Hemos insistido y sí ha habido movimiento de algunos presos del orden federal, pero son seis mil, entonces tenemos que esperar a que terminen su infraestructura para que puedan hacerse cargo de ellos; yo pienso que así debe ser, particularmente con los de alto riesgo".

A pregunta expresa sobre si está garantizada la gobernabilidad de los penales, Ebrard Casaubon respondió: "todos los días estamos en eso".

MIF