Tras reiterar la condena del gobierno de Estados Unidos a la ley antiinmigrante, el embajador de ese país en México, Carlos Pascual, aseguró que se revisan las vías legales para revertir esta medida, la cual no empaña la relación bilateral entre ambas naciones.

Al término del encuentro con el dirigente nacional del PRD, Jesús Ortega, el diplomático estadunidense dijo que el gobierno de su país respeta las expresiones de la sociedad contra la referida ley, como el llamado al boicot en Arizona.

En rueda de prensa, sostuvo que 'en asuntos como el boicot hay un principio básico que apoyamos, que es que la sociedad civil debe tener la libertad de demostrar lo que piensa, además tenemos un proceso legal que debe seguirse, así como el derecho de la comunidad de expresarse'.

El diplomático detalló que las medidas legales son importantes para el gobierno de Estados Unidos por lo que reiteró que el presidente Barack Obama profundizará en el tema legal, pero admitió que 'hace falta tiempo'.

También señaló que el tema tiene un impacto político, por lo que es importante que los medios de comunicación sigan enfocándose en él.

Al mismo tiempo confió en que el gobierno de Estados Unidos ofrecerá en su momento una medida justa.

En otra vertiente, indicó que la próxima visita del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont a Washington, en la que se reunirá con la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, será bien recibida.

Comentó que en el encuentro abordarán temas como la visita de Estado del presidente de México Felipe Calderón a ese país el próximo 19 de mayo.

En ese sentido, Carlos Pascual aclaró que la ley antiinmigrante de Arizona no empaña la relación bilateral, porque 'lo que tenemos es un entendimiento entre los dos gobiernos federales, en donde trabajamos al mismo tiempo para combatir la delincuencia'.

Además, indicó, colaboramos 'para crear instituciones dentro de México, para que sea más fuerte, para trabajar sobre las fronteras, para que sea más suficiente y poder avanzar además en los temas de seguridad, la competitividad y las comunidades mexicanas'.

Respecto a la reunión que sostuvo previamente con el presidente del Partido de la Revolución Democrática, así como con los legisladores Carlos Navarrete y Guadalupe Acosta, el embajador detalló que el encuentro giró en torno a la ley de Arizona.

Señaló que también se trataron otros asuntos, como las protestas sobre esas medidas, la seguridad y la importancia de trabajar conjuntamente sobre el Estado de derecho en México, entre otros.

'Reafirmamos que los dos tenemos intereses comunes. El PRD es un partido de izquierda, también una parte crítica importante de la vida mexicana y nosotros en Estados Unidos debemos tener relaciones con todos los mexicanos y con todas las fuerzas para que ambos países puedan avanzar'.

A su vez, el dirigente nacional del sol azteca indicó que durante la reunión, la dirigencia de su partido externó al embajador el total rechazo a la ley antiinmigrante de Arizona, pero también destacó su interés por renovar la relación con Estados Unidos a favor de ambos pueblos.

apr