Querétaro. En el centenario de la promulgación de la Constitución de 1917, y por considerar que son tiempos de tomar decisiones porque la coyuntura es difícil y la nación está a prueba, el presidente Enrique Peña Nieto llamó a la unidad de los mexicanos para encontrar soluciones a los desafíos externos y retos internos.

De la claridad y firmeza con que actuemos, y de la unidad que preservemos, dependerá el bienestar de México , explicó.

Desde el Teatro de la República, donde hace 100 años los constituyentes firmaron la Ley Suprema que rige en el país, y ante los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, gobernadores, integrantes de su gabinete e invitados, el titular del Ejecutivo federal reconoció que se viven momentos cruciales.

México exige de nosotros unidad. Unidad no alrededor de una persona o un gobierno, sino unidad en torno a los valores de la Constitución, los valores de nuestra ley fundamental: soberanía, libertad y justicia, democracia e igualdad , enfatizó.

Y habló de la necesidad de cerrar filas para alcanzar las más altas aspiraciones políticas, plasmadas en la Constitución, para lograr una convivencia pacífica y civilizada, fincada en la fraternidad, la igualdad y el respeto a los demás.

Todos estos son los valores fundamentales que le dan sustento y vitalidad a nuestra unidad nacional (...) para consolidar a la democracia como una estructura jurídica y un régimen político, pero, sobre todo, como un sistema de vida, fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

En opinión del mandatario mexicano, la unidad es indispensable para dar cumplimiento a los mandatos constitucionales de que toda persona pueda hacer realidad su derecho a un trabajo digno y socialmente útil y para que la estabilidad económica y financiera sea la base más sólida del desarrollo nacional.

Sigamos trabajando juntos para que México consolide su presencia en el concierto de las naciones, observando siempre los principios de igualdad jurídica de los estados y solución pacífica de las controversias. En suma, sigamos avanzando juntos, teniendo como guía e inspiración a nuestra Constitución .

Está claro, dijo, que el centenario de la Carta Magna ocurre en una coyuntura difícil porque los paradigmas sociales, económicos y políticos a nivel internacional están cambiando de manera acelerada.

Los sentimientos de frustración, temor e incertidumbre se han extendido y agudizado en todos los continentes, ante un contexto cada vez más volátil y más complejo. Este ambiente de desencanto y preocupación es también un llamado de atención para nuestro país , alertó.

De ahí que consideró que no debe haber distracciones, ni extravíos: No perdamos impulso buscando salidas falsas o soluciones simplistas. No olvidemos las duras lecciones del pasado. En la vida de las naciones no hay caminos cortos, ni rutas fáciles. No hay atajos hacia al desarrollo. No se ganan carreras sin esfuerzo, sin sudor .

Los logros duraderos sólo se logran cuando hay empeño y dedicación constante, estableció.

Finalmente, urgió a que los mexicanos honren la obra de los constituyentes y escriban juntos una página de unidad y orgullo nacional.

Exhorta la corte a cuidar la soberanía

Reformas no han cumplido con las expectativas

Querétaro. Hoy más que nunca, las circunstancias exigen cuidar y preservar la soberanía nacional, la autodeterminación, la igualdad jurídica de los estados, la solución pacífica de las controversias y la garantía de respeto a los derechos humanos, estableció Luis María Aguilar Morales.

En el evento conmemorativo del centenario de la promulgación de la Constitución, el presidente de la SCJN expresó que ni líderes de gobierno preponderantes, ni factores económicos o políticos, ni circunstancias coyunturales, deben determinar la fuerza del cambio.

En su turno, Javier Bolaños (PAN), presidente de la Cámara de Diputados, afirmó que las reformas estructurales son de los cambios más importantes a la Carta Magna a la fecha pero que su implementación por parte del gobierno federal no ha cumplido con las expectativas.

Durante su alocución, Graco Ramírez, presidente en turno de la Conago, consideró que se ha agotado el régimen político vigente, pero urgió a cerrar el paso a quienes quieren capitalizar el descontento, aunque no aclaró a quién se refería.

No ocupamos salvadores de la patria , completó tras asegurar que el momento de desafío histórico por el que atraviesa el país, tras el arribo de Donald Trump a la Presidencia de EU, demanda mayor unidad. (Rolando Ramos)