El exgobernador de Veracruz Javier Duarte obtuvo un amparo del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, el cual invalidó su vinculación a proceso y la prisión preventiva justificada que se le impuso el 20 de mayo del 2018 por peculado por 220 millones de pesos, en prejuicio de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV).

Sin embargo, el exmandatario permanecerá preso en el Reclusorio Norte de Ciudad de México, ya que sobre él pesa otra acusación por el delito de lavado de dinero, por el cual ya fue sentenciado en septiembre del 2018 a cumplir una pena de nueve años de prisión y una multa de 58,890 pesos.

El amparo que obtuvo Duarte de Ochoa del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal ordena al juez de control del Juzgado de Proceso y Procedimiento Penal Oral del Distrito Judicial de Xalapa reponer a Duarte el procedimiento de audiencia inicial en el que se determine si vincula nuevamente o no a proceso al exgobernador.

El tribunal argumentó que, en su sentencia de mayo del 2018, el juez de control no explicó cómo encuadró la conducta delictiva de peculado prevista en el artículo 323 del Código Penal de Veracruz.

“Es evidente que los argumentos y razones que dio el juez de control responsable para establecer la vinculación a proceso del hoy quejoso por el hecho de que la ley señala como delito de peculado y la probabilidad de que éste lo cometió a título de autor intelectual (...) resultan lacónicos y, por ende, una inadecuada fundamentación y motivación”, reza el amparo.

Por ello, ordenó al Juez exponer todo un análisis de prueba y revisar nuevamente los medios de prueba.

Por el delito de peculado, en la resolución de mayo del año pasado, dicho juez de control determinó que la Fiscalía de Veracruz comprobó que Duarte ordenó la transferencia de 220 millones de la CAEV a un destino distinto.