Autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) consideran que en un corto plazo no se podrá modificar su Ley Orgánica para reestructurar los órganos colegiados, ni la forma de elección de las autoridades por medio del voto libre y secreto de los estudiantes.

“Para estar en condiciones de plantear una reforma al Estatuto General se requiere de una amplia participación universitaria, así como una decisión de consenso de los distintos sectores y órganos universitarios conforme a las atribuciones legales que les competen”, se argumenta en una respuesta al pliego petitorio de la InterUNAM, lo cual fue rechazado por los estudiantes.

En ese sentido, la UNAM determinó que un consejo universitario definirá las modificaciones “factibles” si se consideraran necesarias para la institución, por lo que descarta que pueda ser inmediata la modificación a la ley, la cual tendría que ser por medio de una iniciativa ante el Congreso de la Unión.

“Enviaré a la Comisión de Legislación Universitaria y a la Comisión de Trabajo Académico del H. Consejo Universitario las propuestas de su pliego petitorio para su análisis y discusión”, detalló el rector de la UNAM, Enrique Graue, quien expuso que la Ley Orgánica ha permitido la autonomía de la institución.

La Asamblea Interuniversitaria entregó el viernes pasado en la Cámara de Diputados su pliego petitorio de 10 puntos, en el que exigen justicia por el ataque de grupos porriles del pasado 3 de septiembre en Rectoría. Asimismo, un aumento en el presupuesto para la educación y la elección de sus autoridades de forma democrática.

La Comisión de Educación de San Lázaro recibió el pliego y aseguró que le dará seguimiento; en tanto, los estudiantes de las más de 35 instituciones realizarán asambleas y mesas de seguimiento, con el objetivo de que sus solicitudes no queden en una coyuntura universitaria.

[email protected]