El Consejo Político Nacional del PRI eligió por unanimidad a Claudia Ruiz Massieu Salinas, como su presidenta para concluir el periodo 2015-2019.

Con la presencia de 470 consejeros, a mano alzada refrendaron su apoyo a la excanciller, quien durante su discurso aseguró no representar a ningún grupo o corriente al interior del tricolor.

Expresó que asume la responsabilidad “en el momento más difícil en la historia moderna” del PRI, ya que el 1 de julio la ciudadanía “nos castigó con su rechazo”, por lo que tendrán que enfrentar un escenario “que jamás habíamos experimentado” siendo oposición al ejecutivo y minoría en el legislativo.

Ruiz Massieu enfatizó que “no supimos defender nuestro partido, nos olvidamos de nuestros orígenes cuando abandonamos la acción política de base, privilegiamos el pragmatismo sobre nuestros principios, nos dejamos seducir por el poder. Cerramos en las cúpulas las decisiones que le pertenecen a la militancia y al hacerlo la marginamos y nos desdibujamos”, indicó.

Mencionó que se acercaron demasiado a las élites y se alejaron de las causas de la ciudadanía, además de alejarse de la realidad social, perdiendo identidad y legitimidad.

“No alzamos la voz a tiempo para denunciar y castigar la corrupción que se generó en nuestras propias filas, dejamos que los cínicos y abusivos mancharan la imagen y lastimaran la reputación de los millones de mujeres y hombres honrados, patriotas y trabajadores del PRI”, reprochó.

La priista adelantó que en un plazo no mayor a 60 días convocará a la elección al secretario general que surja de las filas del PRI.

politica@eleconomista.mx