La única vía legítima y legal para gobernar y ocupar espacios públicos, son las elecciones, por lo que se requiere defender, mediante el voto, la democracia y la coexistencia pacífica de nuestra diversidad política, afirmó José Woldenberg Karakowsky, expresidente del Instituto Federal Electoral (IFE).

Al impartir la cátedra “El voto y las instituciones”, durante el seminario virtual “Rumbo a las Elecciones 2021”, José Woldenberg hizo un repaso por las reformas electorales en México, desde aquella en 1977 que abrió la puerta a la oposición, la de 1989-1990 que creó el IFE y el TRIFE, hasta la más reciente en 2014 que creó el INE (Instituto Nacional Electoral). Afirmó que esto ha permitido a México vivir alternancias, pluralidad, mayorías y minorías.

“En México existe un consenso muy sólido de que la única vía legítima y legal para arribar a los cargos de gobierno y a los cargos legislativos, son las elecciones”, expresó.

Añadió que la democracia mexicana ha sido un proceso largo de construcción entre 1977 y 1997 en donde se desarticuló un sistema autoritario y se comenzó a construir una germinal democracia.

Alertas

Acompañado virtualmente por el presidente del INE, Lorenzo Córdova, Woldenberg dijo preocuparle dos cosas en el actual proceso electoral federal y concurrentes. 

“Lo que aparece, y a mí más me preocupa, es una pulsión desde la Presidencia de la República que arremete contra la institución encargada del proceso electoral, a través de una serie de declaraciones, muchas de ellas falaces, se ha querido construir la idea de una autoridad electoral facciosa que actúa alineada a alguna fuerza política.

“En democracia el poder está regulado, está dividido y está vigilado. Y ninguna de esas tres cosas, al parecer, le gusta a nuestro presidente. En el caso de la Constitución y la ley, que por supuesto le otorgan muchas facultades, pero lo limita en otras, él ha acuñado la idea de que la justicia está por encima del derecho y de la ley. Algo realmente peligroso porque estamos en el siglo XXI, no estamos en los tiempos de la justicia que impartía el Rey Salomón”, expresó.

Woldenberg indicó que “algunas de las tareas que tenemos enfrente son defender mucho de lo construido en los últimos años, y que permiten la coexistencia pacífica de nuestra diversidad política y ojalá podamos seguir avanzando en la construcción de un Estado auténticamente democrático, lo cual sugiere un poder regulado, dividido y vigilado; ojalá esto suceda”.

Por su parte, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijo que luego de cada proceso electoral se hace necesarios ajustes, más no refundación, de las reglas electorales.

Finalmente, indicó que los avances institucionales y democráticos del país, han logrado erradicar toda conflictividad social por asuntos de fraude electoral y prácticas de simulación en materia electoral. “El fraude y sus prácticas son cosas del pasado, son piezas del museo de la deshonra política, a donde la ciudadanía las ha enviado gracias a las reglas e instituciones que hemos diseñado, mantenido y fortalecido a lo largo de las últimas décadas”.

jorge.monroy@eleconomista.mx