En los últimos años la transformación política del país ha sido impulsada desde el Poder Legislativo, y las cámaras del Congreso han refrendado su importancia en la vida de la República, sostuvo el grupo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados.

Al hacer un resumen de las reformas aprobadas durante primer periodo ordinario de la LXII Legislatura, expuso que esa actuación ha dado paso a una cada vez más genuina representación nacional, tal y como lo atestigua el debate y las resoluciones que se han gestado en este órgano.

El grupo legislativo priista consideró que el país vive un momento en el que el régimen político se enfrenta a una nueva dinámica, que anuncia procesos de reformas o adecuaciones no sólo al andamiaje legal, sino al institucional y, por ende, a las prácticas y a la forma de gobierno.

En este escenario, expuso, no cabe duda que la Cámara de Diputados se perfila con un peso decisivo, donde la actual legislatura juega un papel fundamental para dar el impulso necesario a un renovado proyecto de nación.

En el último trimestre de este año, subrayó, la Cámara de Diputados jugó un papel clave en la vida política de la nación, contribuyendo con ello a sentar las bases de la gobernabilidad democrática.

Refirió que es menester señalar que durante este periodo de sesiones la cámara conoció y resolvió propuestas de la más alta envergadura, bajo tres ejes fundamentales: desarrollo e impulso al crecimiento; consolidación del Estado de derecho; y consolidación constitucional.

Dentro del primer eje, puntualizó, se encuentran la reforma laboral; el paquete económico 2013; la Ley de Contabilidad Gubernamental, así como el establecimiento de tarifas justas en telefonía celular.

Asimismo la regulación de las casas de empeño; elevar la competitividad; la transparencia en la asignación de la cuota energética; las reformas a la regulación aeroportuaria; la reforma educativa y la aplicación del fondo de compensación ambiental.

También se encuentran en el eje del desarrollo e impulso al crecimiento la modernización del marco regulatorio de las Sociedades Cooperativas, y reformas para impulsar el sector social de la economía.

En cuanto a la consolidación del Estado de derecho fueron aprobadas por el pleno la evaluación y control de confianza del personal de seguridad pública; reformas a la ley para prevenir y sancionar la tortura.

También están en este bloque la ley de justicia para adolescentes; la facultad de iniciativa del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), y sanciones más severas contra la adulteración de bebidas alcohólicas.

En materia de consolidación institucional están las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; para reglamentar la iniciativa preferente; la de la Armada, y los cambios en las comisiones legislativas.

Aseguró que los diputados del PRI privilegiaron el trabajo serio y responsable en favor de la transformación democrática, social y económica del país, ante la imperante necesidad de una nueva generación de normas acordes a la realidad actual.

Todas ellas, abundó, tuvieron sustento en tres ejes estratégicos encaminados a potenciar el desarrollo e impulsar el crecimiento económico, a través de la generación de nuevas y mejores oportunidades de empleo, como columna vertebral para combatir eficazmente la pobreza y superar las desigualdades entre grupos y regiones del país.

Asimismo para dar paso a un auténtico Estado de Derecho que otorgue certeza y seguridad jurídica a los ciudadanos, al tiempo que se transparenten y eficienten las acciones de gobierno.

Destacó que con esas reformas se fomenta la creación de empleos, se establecen nuevas formas de contratación, se prohíbe cualquier forma de discriminación laboral, se establece el salario por unidad de tiempo, se garantiza la transparencia sindical y la rendición de cuentas, y se moderniza el sistema de impartición de justicia laboral.

La fracción del Revolucionario Institucional sostuvo que el paquete económico 2013 pretende alcanzar tres objetivos prioritarios y mantener la estabilidad macroeconómica, así como alcanzar un mayor nivel de desarrollo y reducir de forma sostenida la pobreza.

Para lograr eso, añadió, se plantearon 10 medidas: consolidar la estabilidad macroeconómica; fomentar la competencia económica; impulsar una reforma energética, y generar mayor inversión en capital humano.

Asimismo, incrementar el nivel de financiamiento; aumentar inversión en infraestructura; transitar hacia la seguridad social universal; impulsar el comercio con el exterior; adoptar una política de fomento sectorial, y promover la reforma de la hacienda pública.

ERP