A poco más de dos semanas de iniciadas las campañas por la gubernatura del estado de Morelos, el exfutbolista­ y presidente municipal con licencia de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, lleva una cómoda ventaja respecto de los otros siete aspirantes.

Teodoro Lavín león, expresidente del Instituto Estatal Electoral de Morelos, consideró que eso no quiere decir que el exdelantero del América ya es el gobernador inevitable. Incluso, dijo que una de sus pruebas de fuego será el primer debate entre aspirantes a candidatos, donde llega en calidad de visitante, ya que es ampliamente conocido que tiene dificultades para articular argumentos y expresarlos.

Además, en los primeros días de haberse iniciado la campaña, se ha podido observar el rechazo que hay hacia la candidatura de Blanco en el municipio de Cuernavaca, de donde es presidente municipal con licencia.

Algunas encuestas publicadas en Cuernavaca y en la Ciudad de México le dan ventaja de más de 20 puntos, respecto de Víctor Manuel Caballero Solano, postulado por la coalición Por Morelos al Frente, integrada por los partidos políticos Acción Nacional y Movimiento Ciudadano (PAN-MC).

Para algunos analistas estatales el abanderado aliancista, quien es un panista tradicional y académico­ universitario, tiene posibilidades de crecer en campaña. Es quien ha generado una mejor expectativa respecto de los debates, por lo que esos espacios pueden convertirse en oportunidades para remontar en las encuestas y generar algún tipo de inercia que lo coloque en una posición de mayor competitividad en la contienda.

Hay quienes consideran que el golpeteo político al interior de la alianza Morena-PT-PES puede contribuir a que su candidato a la gubernatura baje en las encuestas. Entre los problemas que enfrentan destaca que, hasta la semana pasada, no se habían logrado poner de acuerdo en la nominación de su candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca.

Cuauhtémoc Blanco pretendía imponer como abanderado a la alcaldía de la capital a su amigo, el exárbitro Gilberto Alcalá, a través del Partido Encuentro Social, incluso habría ya un acuerdo en ese sentido aprobado en el Consejo Municipal Electoral. Sin embargo, anteriormente esa misma instancia ya había validado la candidatura de José Luis Borbolla y anteriormente la de Christopher Bargagli Sandoval.

El asunto no es menor, si se toma en cuenta que la fuerza que tiene la alianza Juntos Haremos Historia se debe principalmente al arrastre que genera el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien en anteriores procesos electorales federales ha ganado en Morelos, no en la fuerza de su candidato o la simpatía de los ciudadanos hacia Morena, el PT y PES.

PRD y PRI pelean el tercer lugar

Lo destacable hasta este momento es que el candidato del partido en el gobierno se encuentra rezagado en un tercer o cuarto lugar, dependiendo de la encuesta que se consulte. Rodrigo Gayosso Cepeda, hijastro del gobernador y abanderado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), apenas rebasa los 10 puntos porcentuales en las encuestas.

En ese sentido, Lavín León expuso que lo que impera en el ánimo electoral de los ciudadanos es una profunda inconformidad con el gobierno estatal en funciones por los resultados obtenidos.

Esa situación ha ocasionado que en la contienda el candidato del PRD esté disputándose el tercer lugar con el candidato del PRI, Jorge Meade Ocaranza.

En el sótano de la carrera por la gubernatura aparecen el candidato independiente, Fidel Demédicis Hidalgo, quien renunció al PRD, partido por el cual es senador de la República, actualmente con licencia; Mario Rojas Alba, por el Partido Humanista de Morelos (PH); Alejandro Vera Jiménez, postulado por el Partido Nueva Alianza (PNA), y Nadia Luz María Lara Chávez, Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

El próximo domingo 1 de julio se renovarán en Morelos la gubernatura, el congreso del estado, integrado por 18 diputados de mayoría relativa y 12 de representación proporcional. Además, se renovarán las 33 presidencias municipales.

diego.badillo@eleconomista.mx