Católicos, ortodoxos, evangélicos, presbiterianos, luteranos... distintos movimientos religiosos de México emprendieron una dura batalla contra la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto de legalizar el matrimonio gay, con algunos obispos católicos incluso haciendo campaña contra el partido de gobierno en las recientes elecciones regionales.

Días antes de los comicios de 12 gobernaturas del domingo pasado, en los que el partido oficialista sufrió históricas derrotas, sacerdotes de varias partes de México advirtieron sobre los riesgos de votar a quienes, desde su punto de vista, atentan contra la familia y los valores de este país eminentemente tradicional y el segundo con más católicos del mundo.

NOTICIA: EPN defiende su iniciativa en pro del matrimonio gay

"Al votar, defiendan los principios y valores del evangelio", como "la familia natural constituida por un hombre y una mujer libres", invitaba a finales de mayo el obispo de Aguascalientes (centro), Jose María de la Torre, en una carta a sus feligreses.

En ese estado, el gubernamental Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió el poder en favor del conservador Partido Acción Nacional (PAN) y su ganador, Martín Orozco, decía con ironía: la propuesta del presidente "fue un regalito del cielo".

En Veracruz (este), la joya de la corona de los comicios por ser bastión del PRI desde hace 86 años, también hubo una alternancia de gobierno a favor del candidato del PAN, al igual que en estados que acumulaban años en manos del oficialismo, como Tamaulipas (noreste), Durango (norte) o Quintana Roo (este).

NOTICIA: Asamblea pide a Congreso aprobar matrimonio igualitario

"Los mexicanos normales, que son el 99%, no aceptan el matrimonio entre personas del mismo sexo y prueba de ello son las protestas de reclamo que ha habido en todo el país" en la elección reciente, expresó el obispo de Veracruz, Luis Felipe Gallardo.

Pero, para los analistas, el voto de castigo al PRI nada tuvo que ver con eso, sino más bien en un rechazo a gobiernos locales manchados por la corrupción e infiltrados por el narcotráfico.

"Una mentalidad perversa"

En México, la Iglesia no puede hacer proselitismo por ley.

La arquidiócesis lo tiene claro, pero no esconde su malestar con la propuesta presidencial de reforma constitucional, que ahora debe ser validada por el Congreso.

"No se puede poner como normal lo que no es, como bueno lo que no lo es. Esto atenta, daña a la familia. Es de una mentalidad perversa, pervierte la naturaleza", dijo a la AFP el vocero de la arquidiócesis, Hugo Valdemar, quien acusó a Peña Nieto de obedecer una "agenda internacional de lobbies homosexuales".

NOTICIA: En EU, 11 estados apelan normas a favor personas transgénero

El mismo día de la elección, la institución fue más lejos en su revista Desde la Fe y se puso las manos en la cabeza con la idea de que los gays pudieran adoptar menores "privilegiando caprichos homosexualistas por conseguir un hijo como si se tratara de trofeo de ideologías de género".

El Consejo Ecuménico de México, que agrupa organizaciones católicas, ortodoxas, greco-melquitas, maronitas, evangélicas, presbiterianas, luteranas u ortodoxas-griegas del país, se sumó el miércoles a la batalla contra el matrimonio gay en un comunicado conjunto.

"El matrimonio o es heterosexual o no lo es (...) No creemos que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio sea algo que favorezca a la sociedad", manifestó.

Desde que Peña Nieto anunció su propuesta el pasado 17 de mayo, un millar de organizaciones de ciudadanos se agruparon en el llamado Frente Nacional por la Familia y llamaron a hacer una campaña en redes sociales contra el partido de gobierno y el mandatario bajo etiquetas como #DefendemosLaFamilia y #YoDecidoXLaFamilia.

NOTICIA: Mejoran prácticas de inclusión laboral para personas LGBT

"Entiendo que estas medidas enfrenten una cierta resistencia y que los tabúes relacionados con este tema persistan. Sin embargo, como presidente, es mi deber asegurarme que las creencias personales y las costumbres de algunos no limiten los derechos humanos de otros", dijo recientemente Peña Nieto.

Aunque la progresista capital mexicana fue pionera en América Latina al aprobar uniones de personas del mismo sexo desde el 2007 y su matrimonio en 2009, el matrimonio igualitario sólo es reconocido actualmente en tres estados. La corte suprema fue la que abrió las puertas al matrimonio igualitario el año pasado al considerar que prohibirlo es inconstitucional.

Con una economía que no despega y un presidente con la popularidad bajo mínimos, criticado por casos como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el PRI ya tiene la vista puesta en las elecciones presidenciales de 2018... y, a falta de problemas, con la iglesia se ha topado.

erp