La Alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU-DH), Michelle Bachelet, alertó sobre la violación de derechos fundamentales de migrantes tras las políticas implementadas  en la materia por México y Estados Unidos.

La funcionaria de Naciones Unidas sostuvo que con esas políticas se han generado violaciones de derechos a través de “detenciones arbitrarias”, uso excesivo de la fuerza, separaciones de familias y detención de menores.

“Me alarma que los niños migrantes continúen detenidos en centros de Estados Unidos y México, lo que contraviene el interés superior del niño, que es un principio fundamental del derecho internacional”, aseveró la también expresidenta de Chile.

Durante la inauguración, este lunes, del periodo número 42 de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, Bachelet ahondó en su discurso inaugural que las familias que migran lo hacen debido a factores relacionados con la inseguridad y la corrupción.

Por lo que las políticas que llamó de “tolerancia cero” implementadas hasta ahora no podrán desaparecer los flujos migratorios y sólo lo pausarán.

“Las políticas y prácticas que tienen como objetivo evitar físicamente que los migrantes lleguen al Estado de destino y entren en él, o que los devuelvan sin las garantías del debido proceso, son, simplemente, retrasos.

“Ni ellos ni las llamadas políticas de tolerancia cero detendrán las fuerzas que impulsan a las personas a irse. Pero presionarán a las familias desesperadas para que tomen rutas más riesgosas, donde puedan estar expuestas a la violencia física, la trata de personas, la violencia sexual y otros delitos”, enfatizó.

Bachellet aseveró que los acuerdos tomados entre países que no incluyen un respeto irrestricto a los derechos humanos pueden ser considerados como ilegales.

“Los acuerdos para devolver personas no pueden considerarse legales si no se respetan los derechos humanos internacionales y el derecho de los refugiados, incluidos el principio de no devolución, evaluación individualizada, el interés superior de los niños y garantías de debido proceso”, dijo.

En este sentido, la funcionaria de Naciones Unidas hizo énfasis en Estados Unidos.

“Sigo profundamente perturbada por estas políticas (de deportaciones), incluida, en particular, la separación continua de los niños migrantes de sus padres, y la perspectiva de una nueva norma que permita la detención indefinida de los niños, simplemente por su estado administrativo. Nada puede justificar infligir un trauma tan profundo a ningún niño”, concluyó.

Este mismo lunes, Mark Morgan, comisionado de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, indicó que la detención de migrantes en la frontera sur de la EU tuvo un declive de 22% en agosto en comparación con el pasado mes de julio.

No obstante, el funcionario estadounidense realizó un llamado a México para que refuerce las políticas de detención con el objetivo de reducir aún más los indicadores de detención de migrantes.

hector.molina@eleconomista.mx