El procurador general de la República, Jesús Murillo, afirmó que la delincuencia organizada creció de manera impresionante en los últimos 20 años, al grado de llegar a un poder económico que compite con el de algunas entidades, pues ha logrado multiplicar sus ganancias hasta en 10,000 por ciento.

En una reunión privada, el funcionario explicó a senadores del PRI y del PVEM que los lugares con más problemas de delincuencia organizada tienen mejores vías de comunicación y de transporte de productos ilícitos.

Qué nos pasaba en Michoacán, que el puerto se convirtió en un excelente puente de entrada y salida de productos delictivos. En Tamaulipas todavía es más grave: más de cinco pasos fronterizos y dos puertos; es todavía mucho más grave e histórico. Nuestros grupos de contrabandistas tenían un auge en Tamaulipas, no conozco a alguien de mi edad que no haya ido a fayuquear a Matamoros , expresó.

Destacó que ante el poder económico delincuencial es necesario que se transforme a la Procuraduría General de la República, a las fuerzas federales y locales, incluso a las Fuerzas Armadas, por ello los legisladores deben cuidar que el mando único no quede ajeno al municipio, esto en el marco del análisis de la iniciativa presidencial en materia de seguridad.

Murillo Karam también instó a los legisladores a regular las redes sociales sin que se afecte la libertad de expresión, pues a raíz del caso Ayotzinapa se ha divulgado información ficticia.

La regulación de las redes es crucial. Se han dicho muchas cosas por lo de Ayotzinapa, cosas hasta de mi mamá que ya se murió. Entonces sí es importante que tengamos una regulación, no que afecte la libertad, que no atente al derecho de cada quien a poner lo que quiera, pero sí al respeto, a la integridad, el prestigio de la persona que es afectada, no necesariamente la persona pública, sino de cualquiera. Desde las redes puede destruirse una vida , expresó.

Asimismo manifestó su preocupación por el tema de la tortura como salida para enfrentar posibles cargos penales. Comentó que varias personas que son interrogadas por su probable participación en algún delito inventan que fueron torturadas.

[email protected]