De enero a octubre de este año, el secuestro en México tuvo un incremento de 37.7%, en comparación con el último año de la administración del expresidente Enrique Peña Nieto (2018), afirmó la activista Isabel Miranda de Wallace.

Al presentar las cifras mensuales del comportamiento de ese delito, la presidenta de la organización Alto al Secuestro detalló que en el periodo citado (enero-octubre 2019) se contabilizaron en promedio 35 secuestros semanalmente, cinco por día, que significaron 1,690 carpetas de investigación con 2,077 víctimas.

Sin embargo, aclaró que, al comparar el primer año de Peña Nieto (2013) con el actual gobierno, en este último se registró una disminución de 27.5 por ciento.

Entre enero y octubre de este año, los estados con mayor incidencia, con 63% de los secuestros, son Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Puebla y Morelos.

Alto al Secuestro ejemplificó que en octubre pasado se iniciaron 152 carpetas de investigación por privación ilegal de la libertad, un aumento de 16% respecto de septiembre 2019, cuando se registraron 131 carpetas.

Destacó también que en octubre pasado se registraron 194 víctimas de secuestro, un incremento de 7.7% respecto al mes anterior, cuando se reportaron 180 víctimas.

Sobre la cifra negra, Isabel Miranda mencionó que en octubre Alto al Secuestro localizó 26 casos de secuestros en el país que fueron reportados en medios de comunicación, pero de los que no se integró carpeta de investigación alguna.

Miranda calificó como indignante la capacidad de los delincuentes para tratar de evadir su responsabilidad después de haber cometido algún acto criminal.

“En mi caso, los delincuentes han inventado que a mi hijo no lo secuestraron, que está vivo, que su nombre era otro. Han llegado a tal grado de maldad, que se han atrevido a decir que Hugo no era mi hijo. Además, últimamente hay quienes afirman que algunos de los secuestradores de mi hijo, Hugo Alberto Wallace Miranda, fueron torturados. Esto es totalmente falso, pues en todo el expediente del caso no hay un sólo Protocolo de Estambul que sea positivo a tortura”, comentó.

Ayer, también el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) presentó su análisis de incidencia delictiva hasta octubre pasado, en el que destacó que las tasas por cada 100,000 habitantes de ocho delitos aumentaron en los primeros 10 meses del año, en comparación con el mismo periodo del 2018.

Entre ellos, destacan la extorsión (que creció 33.9%), el narcomenudeo (19.6%) y la trata (14 por ciento).

[email protected]