Ayutla, Gro. En 12 años de trabajo, 14 comunidades indígenas Me Phaa de la montaña de Guerrero han recuperado, a diferentes ritmos, el suelo agrícola de 1,050 parcelas -casi de 1 hectárea cada una- a través de la diversificación de cultivos, plantación de árboles frutales y maderables y otro tipo de plantas comestibles, una estrategia sustentable que contrasta con un entorno árido, de escasa vida vegetal.

Aunado a tal recuperación, los indígenas de la cooperativa Numa Gamaa Ski Yu Me Phaa -que agrupa a 328 certificados y 420 en proceso de incorporación- estiman que, en cinco años, casi 63% de las 1,050 parcelas estará en condiciones de aportar valor agregado a sus productos, pues cuentan con una área de investigación y una base de datos de cada parcela, con lo que mejoran la calidad nutritiva agrícola de la tierra. Para esta tarea reciben ayuda de biólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Su trabajo de recuperación agrícola incluye huertos diversificados en el traspatio de sus casas, donde también crían animales, con el objetivo de resolver la desnutrición que sufre la población.

Resolver el problema del hambre es el primer reto con los indígenas Me Phaa, coinciden en afirmar Margarita Muciño, coordinadora de Procesos de la cooperativa desde hace 10 años, y Gisela Noble, directora de Fundación Walmart de México. Según datos de la cooperativa, del 2009 al 2013 recibieron 13.4 millones de pesos de parte de esa fundación corporativa, en beneficio de la comunidad indígena Me Phaa.

Con esas aportaciones, la cooperativa pudo desarrollar el proyecto Ciclo del agua, con el cual construyeron 780 huertos y 15 represas, capacitaron a 780 productores indígenas y realizaron trabajos de protección en 15 manantiales, entre otras iniciativas.

CANAL DE VENTAS

La cadena minorista, explicó Noble, compra y distribuye los productos -jamaica, frijol y miel- de esa comunidad Me Phaa, sin costo para los indígenas, a precio de mercado y con base en un análisis costo-beneficio. Luego les devuelve el margen de utilidad que obtiene de la venta de los productos.

Fundación Walmart reintegra 100% de la utilidad de los productos, que del 2009 al 2013 fue de 116,220 pesos (datos de la cooperativa), lo que se usa en la reinversión productiva o en el desarrollo comunitario , aseguró Gisela Noble.

De acuerdo con información de Walmart, del 2011 al 2013 adquirió 919,020 pesos en productos a esa cooperativa, los cuales vendió en 162 de sus tiendas (Walmart y Superama). Los precios a los que Walmart compra sus productos a los indígenas son: 30 pesos por la bolsa de Jamaica de 200 gramos, 30 pesos por la bolsa de frijol negro de 1 kilogramo y 35 pesos por el frasco de miel de 350 gramos.

La compra de los productos de la comunidad Me Phaa a precios del mercado es clave en la creciente capitalización de los microproductores, pues comercializa una producción que se tenía parada: no la vendíamos , explicó Margarita Muciño.

CON VISIÓN SUSTENTABLE

La investigación que realizan a la tierra se sustenta en una base de datos de cada productor, creada en el 2003, por exigencia de la certificadora estadounidense Organic Crop Improvement Association, a la que se acercaron con interés de exportar. Con esa labor identifican inocuidad y toxicididad, y que las parcelas estén separadas de los cultivos convencionales.

Los indígenas también han recibido ayuda de las embajadas de Canadá, Irlanda y Suecia, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y las secretarías de Agricultura y Desarrollo Social, ésta última les aportó 6 millones de pesos para la formación de técnicos e infraestructura; también de las fundaciones de Constructora Latina y Certul, de Grupo Bimbo.

INDÍGENAS RUMBO A LA SOSTENIBILIDAD, EL PASO A PASO

  • Primero tuvieron que constituirse en una cooperativa que pudiera facturar la venta de sus productos.
  • Recibieron asesoría en la creación de un centro logístico para la distribución de sus productos, el cual construyeron con donativos aportados a Xuajin Me Phaa.
  • Obtuvieron ayuda en la comercialización de la jamaica y crearon un estándar de presentación e inocuidad.
  • Walmart los integró al programa Cadena productiva para productores de bajos ingresos, con lo que comercializaron los productos de la cooperativa agrícola Numa Gamaa Ski Yu Me, bajo el monitoreo del desplazamiento del producto y la devolución de 100% de las utilidades.
  • La cadena les asesoró en la determinación del costo de sus productos y les enseñó a cuantificar todas sus erogaciones.
  • Todo el proceso genera el desarrollo de aprendizaje de la comercialización de los productos de los indígenas: jamaica, frijol y miel.

HUERTOS EN CONTRA DE LA DESNUTRICIÓN

La organización Xinjua Me Phaa de la Montaña de Guerrero es el brazo de gestión de donativos a esa comunidad indígena. De Fundación Walmart obtuvo un fondo de 5.8 millones de pesos para la construcción de huertos de autoconsumo en el traspatio de las casas de los habitantes del lugar, de los que actualmente hay 780 en la comunidad.

Los huertos son el primer escalón del modelo sustentable de recuperación agrícola, que se da en tres fases productivas , explicó la socióloga Margarita Muciño, coordinadora de Procesos de la cooperativa.

Para Gisela Noble, directora de la Fundación Walmart, el huerto enseña a los indígenas que son capaces de cambiar su vida y que la sostenibilidad en autoconsumo de alimentos es el primer escalón para que las familias logren cambios para autosostenerse .

Tenemos que migrar a un proceso de sustentabilidad. Son proyectos de largo plazo, llevamos cinco años con los huertos , agregó.

Muciño explicó que el segundo eslabón del modelo sustentable de recuperación agrícola es la conservación de las parcelas y, finalmente, vender los productos.

[email protected]