La Procuraduría General de la República (PGR), concluirá su intervención en la exhumación de 45 cuerpos y restos humanos enterrados sin protocolos de información en el panteón de Jojutla de Juárez, Morelos; para continuar el análisis de ADN y comparar con familiares las pruebas en el Centro Médico Forense Móvil, que la PGR instaló en ese cementerio con tales fines.

Las labores periciales con especialistas en diversas modalidades iniciaron el pasado martes en ese sitio, donde hasta el momento no se ha identificado alguno de ellos, debido a su alto grado de descomposición en que se encontraban y estaban encimados, por lo que ahora pasara al análisis científico con respaldo de la Fiscalía General de Morelos, quien fue la que solicitó su intervención.

El Centro Médico Forense Móvil adscrito a la Agencia de Investigación Criminal (AIC), concluirá debido a que sólo tiene capacidad para mantener en refrigeración a 35 cuerpos, cifra que ya fue superada, aunque oficialmente la Fiscalía General hasta ayer sólo reconocía la existencia de 39 cuerpos, lo que tendrá que ser puntualizado por los peritos de la Procuraduría General de la República (PGR).

Sin embargo, ante el hallazgo de más restos las excavaciones que estaban previstas concluyeran este lunes, podrían extenderse hasta el martes 28 de marzo, eso depende de que ya no se encuentren más restos o fosas donde de forma irregular se inhumaron cuerpos de personas que no habían sido identificadas y tampoco se les realizó un protocolo de datos que permitieran cotejar posteriormente.

En tanto los peritos en las especialidades de arqueología, genética, fotografía y video forense al frente del coordinador general de Servicios Periciales, Anselmo Apodaca Sánchez, siguen recabando todo lo que pueda ser útil para comparar con las pruebas de ADN que fueron aplicadas a familiares, quienes presumen que algunos de esos restos son de sus parientes.

rtorres@eleconomista.com.mx