Tuxtla Gutiérrez.- El director regional de Frontera Sur de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Francisco Javier Jiménez González, deslindó a esa institución de cualquier responsabilidad con el otorgamiento de 97 concesiones.

Se trata de concesiones autorizadas de 2000 a 2009, para la exploración y explotación minera en la entidad, con una extensión de 357,443.87 hectáreas.

En entrevista, dijo que cuando se desarrolla un proyecto, se realiza un monitoreo, para conocer si está dentro de las observaciones de las instituciones ambientales.

Los ambientalistas estamos muy preocupados por los efectos que se generan en contra de los ecosistemas y lo que tenemos que hacer es dar el verdadero valor ambiental a la Sierra Madre de Chiapas , consideró.

Refirió que una de las minas se ubica en La Libertad y otro sitio de exploración está en el Ejido Nueva Francia, zona de influencia de la Reserva de la Biósfera El Triunfo e impactan en esta región, en los municipios de Mapastepec, Escuintla y Acacoyagua y reconoció el reto de la conservación.

En 40 de los 122 municipios, el 34% del total, las autoridades federales otorgaron concesiones y la localidad con más permisos es Chicomuselo, donde por un conflicto social se suspendieron los trabajos a la empresa minera Blackfire.

A ese municipio le sigue Motozintla con 10 concesiones, Acacoyagua con ocho, Ángel Albino Corzo con seis y Escuintla, Mapastepec, Siltepec y Venustiano Carranza con cuatro cada uno.

Los problemas que genera la minería son: la pérdida de servicios ecosistémicos y de factibilidad del desarrollo, fragmentación de bosques, contaminación de aguas y suelos, mayor riesgo por deslaves, división comunitaria, aumento de enfermedades, desinformación y fuertes intereses económicos y políticos ajenos al país, lamentó.

Mencionó que las mineras que operan en el estado, se localizan fuera de las poligonales de las Áreas Naturales Protegidas (ANP); sin embargo, muchas de las concesiones en las zonas sujetas a conservación están bajo denuncia, y sí afectan directa e indirectamente , sostuvo.

Añadió que tampoco son responsables la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa), Instituto Nacional de Ecología (INE) y la Comisión Nacional para la Protección de la Biodiversidad (Conabio).

Jiménez González afirmó que hay elementos y argumentos para defender los recursos naturales, pues en el caso de los ecosistemas costeros reciben todos los impactos de la parte alta de la Sierra Madre de Chiapas.

De acuerdo con el funcionario federal, la normatividad es muy clara, hay competencia para cada una de las instancias, nos toca dar opiniones técnicas y certeras, pero no es nuestra facultad decir si realiza o no el proyecto de explotación o exploración minera .

mac