El Congreso de la Unión abrió el segundo periodo de sesiones ordinarias del primer año de ejercicio de la LXIII Legislatura, durante una sesión de escasos cinco minutos y a la que asistieron 372 diputados federales, de un total de 500, y 76 de los 128 senadores que integran la Cámara Alta.

Declarado el quórum legal, Jesús Zambrano Grijalva, presidente de la Mesa Directiva, hizo la declaratoria correspondiente, los presentes entonaron el Himno Nacional, y dio por terminada la sesión de Congreso General.

Cuando los senadores abandonaron el salón de sesiones, inició la primera sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, correspondiente al periodo que concluirá el próximo 30 de abril, y un legislador de cada uno de los ocho grupos parlamentarios representados en su seno y el diputado independiente Manuel J. Clouthier hicieron uso de la tribuna para fijar posicionamiento en relación con el arranque de los trabajos del pleno cameral.

Por el PRI, Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela ofreció que su partido no pretende imponerse de forma autoritaria en las negociaciones, a pesar de ser la fuerza mayoritaria.

Los priistas proponen que la violencia y la inseguridad se terminen, dijo, y de ahí que los temas de seguridad y de justicia merecerán especial atención.

No le apostemos al pesimismo ni al fracaso. Nos espera un periodo legislativo agresivo contra la zozobra que han generado la violencia e inequidad en algunas partes del país, pero también nos espera un periodo en el que se promoverá el crecimiento económico, la creación de la riqueza y su reparto más equitativo , dijo.

Marko Cortés Mendoza, coordinador del PAN, informó que para su partido la prioridad será concretar la legislación secundaria sobre la desindexación del salario mínimo, así como la del sistema nacional anticorrupción y la agenda pendiente en materia de seguridad.

Para el PRD, dijo Fidel Calderón Torreblanca, la visión de las autoridades nacionales en el sentido de que la corrupción es un asunto cultural es lo que ha propiciado su ?inacción, trayendo como consecuencia que los casos de corrupción mexicana se litiguen en el extranjero, y que el país ocupe las últimas posiciones según los organismos multilaterales.

Por ello, llamamos a desarrollar una visión holística que con leyes secundarias dote de herramientas preventivas, inquisitivas y sancionatorias a las instituciones que participarán en el sistema nacional anticorrupción , finalizó.

[email protected]