De acuerdo con el informe Fosas clandestinas de Tetelcingo: Interpretaciones preliminares , 84 cuerpos enterrados ilegalmente en esta entidad tienen huellas de violencia y tortura.

El documento, presentado por el activista Javier Sicilia, expertos forenses independientes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y familiares de víctimas, reporta los hallazgos de la inhumación de 117 cuerpos en dos fosas realizadas por el gobierno de Morelos en la delegación de Tetelcingo del municipio de Cuautla.

La UAEM formó una Comisión Científica de Identificación Humana, cuyos miembros participaron como peritos independientes en la exhumación de los cuerpos y en la creación de una base de referencia, construida a partir de los perfiles genéticos de más de 100 familiares de víctimas de desaparición, que consideran que existen probabilidades de que sus consanguíneos se encuentren entre los cuerpos.

La estadística asociada con las 10 excavaciones practicadas entre el 23 de mayo y el 3 de junio del 2016 por los peritos independientes arrojan que 94% de los cuerpos de las personas halladas aún no ha sido identificado.

De éstos, 39 fueron identificados plenamente como hombres, en tanto que 12 correspondieron al sexo femenino. En 69 casos no fue posible determinar el sexo de la persona.