La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó ante diputados que el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024 será apegado “a nuestros intereses y necesidades, no a las del mercado, o a los de otros países”.

Al inaugurar los foros y análisis de discusión del Plan Nacional de Desarrollo, la encargada de la política interior destacó que por primera vez existe un fundamento vinculante entre lo que presenta el presidente y lo que dictamina la Cámara de Diputados, y recordó que la Ley de Planeación reformada en el 2016 establece que esta soberanía será la encargada de formular observaciones y vigilar que los objetivos planteados sean para bien de nuestro país.

Señaló que uno de los ejes centrales que propone y sostiene el Plan Nacional de Desarrollo, es el combate a la corrupción. Afirmó que además, el documento es claro en donde se reafirma el compromiso de separar el poder político del económico.

Destacó también la recuperación del principio de reinserción social, al sostener que se da fin a la guerra contra las drogas, buscando restarle base social a la criminalidad mediante la incorporación masiva de jóvenes al estudio y al trabajo.

Subrayó la importancia de la creación de la Guardia Nacional como el mecanismo fundamental para la pacificación del país y para garantizar la seguridad interior.

Dijo que la Administración Pública Federal mantiene el compromiso de concentrar funciones y eliminar duplicidades dentro de su actividad institucional. Se elimina el uso del erario para el mantenimiento de privilegios y prebendas que han disfrutado los funcionarios de alto nivel.

Sánchez Cordero resumió que el Plan Nacional de Desarrollo tiene un alto sentido social, se presenta de manera accesible al pueblo, plantea objetivos generales que sin duda pueden y deben ponerse a discusión para que durante su ejecución no tengan mayor problema.