El presidente Felipe Calderón reconoció que el descalabro electoral del PAN fue responsabilidad compartida entre el gobierno federal, el partido y la campaña de Josefina Vázquez Mota.

Lo admitió ante los presidentes de los comités directivos estatales del PAN, con quienes se reunió en Los Pinos, donde se ha encontrado con panistas para hablar de la derrota del 1 de julio.

En un comunicado, la Presidencia expuso que Calderón advirtió que es necesario realizar los cambios al partido con rapidez .

El instituto político deberá retomar sus valores y principios fundamentales, además de revisar sus métodos y mecanismos de afiliación, selección de candidatos y dirigentes , sentenció durante el encuentro en el que también estuvo el dirigente nacional del blanquiazul, Gustavo Madero.

El documento detalló que hubo contraste de ideas , pues los jefes estatales coincidieron en la necesidad de revisar las normas estatutarias y llevar a cabo una amplia y oportuna consulta sobre la materia .

Al encuentro acudieron el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré; el secretario particular de Calderón, José Tarcisio Rodríguez, y la secretaria general del partido, Cecilia Romero.

La encerrona duró casi tres horas. A la salida, Samuel Solís, dirigente interino en Zacatecas, expuso que acordaron hacer trabajo en conjunto para reconstruir al PAN con los fundamentos doctrinarios.

¿La refundación del partido antes de que se termine el sexenio o después? Ya estamos trabajando y eso será conforme vaya haciéndose la ruta , precisó.

A su llegada, Mario Humberto Vázquez, presidente estatal en Chihuahua, dijo que el Presidente debe estar muy consciente de que el partido tiene que guardar un grado de cohesión alto ante la circunstancia nueva, en donde obviamente hay una serie de factores que dieron el resultado electoral .