Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Chiapas tomaron instalaciones de oficinas gubernamentales de los tres niveles de gobierno para exigir la reinstalación de la mesa de diálogo con el gobierno federal.

El magisterio disidente en esta entidad es en la única en donde tiene presencia que se mantiene en paro nacional de labores desde el pasado 15 de mayo. Sobre la toma de los inmuebles aseguraron que será de forma indefinida como parte de su plan de lucha en contra de la reforma educativa.

En Tuxtla Gutiérrez, los docentes arribaron al Palacio de Gobierno, al Palacio Federal, el Congreso local y a la alcaldía de esta ciudad, donde instalaron campamentos.

La madrugada de este lunes, los maestros colocaron barricadas en las inmediaciones del plantón que mantienen en el zócalo desde el 15 de mayo, ante los rumores de que la policía estatal los desalojaría para despejar la plaza.

En tanto en Oaxaca, docentes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) acordonaron las oficinas centrales del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Asimismo, un grupo de maestros arribó en compañía de integrantes de organizaciones sociales a instalaciones de los juzgados y tribunales del Décimo Tercer Circuito, para exigir la liberación de los presos políticos .

En apoyo de la Sección 22, estudiantes normalistas oaxaqueños tomaron por varias horas la caseta de cobro de Huitzo, donde tras pedir una cooperación a los automovilistas, permitían la libre circulación en la vía.

Mientras que en Acapulco, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg) tomaron el edificio del ayuntamiento para exigir la abrogación de la reforma educativa y la reinstalación de la mesa de diálogo con el gobierno federal.