La procuradora General de la República, Marisela Morales, reconoció que se podría solicitar apoyo técnico de otros países para tener toda la potencia pericial para investigar y esclarecer el ataque al automóvil diplomático en las inmediaciones de Tres Marías. El objetivo es despejar dudas para que no haya lugar a dudas, porque son pruebas que son indubitables y que precisamente este caso se tiene que resolver de esta manera, de una manera contundente y científicamente , aseguró.

En tanto, la defensa de los 12 policías federales promovió un amparo contra el arraigo de 40 días (que podría extenderse hasta 80), pues se considera improcedente, ya que los delitos que se les imputan no tienen relación con el crimen organizado.

Cabe mencionar que las posibles acusaciones en contra de los agentes tienen como castigo hasta ocho años de prisión, según el Código Penal Federal. De acuerdo con la norma, el abuso de autoridad -uno de los posibles cargos- tiene como castigo la imposición de cárcel de uno hasta ocho años y la destitución e inhabilitación.

El Código Penal federal establece que al que cometa el delito de abuso de autoridad se le impondrá de uno a ocho años de prisión, de 50 hasta 300 días de multa y destitución o inhabilitación de uno a ocho años para desempeñar otro empleo, cargo o comisión públicos. Además, el artículo 289 del mismo Código al que infiera una lesión que no ponga en peligro la vida del ofendido y tarde en sanar menos de 15 días, se le impondrán de tres a ocho meses de prisión o de 30 a 50 días de multa. Si tarda en sanar más del periodo establecido se impondrá una sanción de cuatro meses a dos años de prisión.

Ayer, la procuradora general de la República, Marisela Morales, mencionó que además de estas líneas de investigación, no se descarta la investigación por posible emboscada. Evitó dar mayores detalles hasta en tanto concluye la investigación. Será con pruebas científicas con las que vamos a determinar este caso tan delicado .

La funcionaria también informó que los empleados de la Embajada de Estados Unidos regresaron a su país sin que se les tomara su declaración.

La titular de la PGR aseguró que los dos estadounidenses primero deben ser atendidos de las lesiones que sufrieron en el lugar que consideren más seguro para que posteriormente estén en condiciones de declarar, lo cual, dijo, se hará con la colaboración del gobierno de Estados Unidos.