Dos personas murieron y otras dos resultaron heridas durante una balacera desencadenada el miércoles en el centro de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, mientras comerciantes protestaban.

Los fallecidos, Jesús García —padre de un joven asesinado en abril del 2017— y Roberto Castrejón, líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Morelos, se encontraban fuera del Palacio de Gobierno de Cuernavaca cuando un joven abrió fuego contra ellos.

García murió al llegar al hospital, mientras que Castrejón, que había sido internado, falleció horas más tarde, según confirmó su padre, Roberto Castrejón Campos, en un video difundido por redes sociales.

En ese mensaje, responsabilizó por el ataque a una organización sindical antagónica: “Esto no es más que obra de ellos; no es la delincuencia organizada”.

El ataque a los dos hombres, que también se desempeñaban como empresarios, ocurrió en medio de una disputa entre los sindicatos que agrupan a los comerciantes por espacios para desarrollar la venta ambulatoria en la plaza central de Cuernavaca.

Uno de los heridos es el camarógrafo René Pérez, de un medio local  de Morelos, quien se encontraba en las inmediaciones de la sede del gobierno regional, y fue lesionado en un glúteo por una esquirla.

Un video difundido en medios muestra el momento en que el atacante, tras comenzar a disparar, comienza a correr al ser perseguido por la policía, que finalmente logra capturarlo.

Después del incidente, el alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos, pidió al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el ingreso a la ciudad de la Guardia Nacional.

Se indicó que comerciantes realizaban una manifestación alrededor de las 9 de la mañana, a un lado del Palacio de Gobierno, cuando un hombre disparó con un arma de fuego contra los inconformes.

“Únicamente tenemos un detenido, que ya fue trasladado y será entregado a la fiscalía para las averiguaciones pertinentes. Eso es lo que tenemos hasta el momento”, dijo el vocero del gobierno de Morelos, Francisco Reyes Olvera.

El sospechoso fue detenido inmediatamente tras el ataque. En los años 2015 y 2016 enfrentó procesos por el delito de robo calificado y detenido en el 2015 por portación de marihuana.

Las primeras indagatorias apuntan a que sólo hubo un atacante, dijo el fiscal de Morelos, Uriel Cardona, e indicó que la agresión no estaba dirigida ni a medios de comunicación ni a los comerciantes.

El arma que fue utilizada, agregó el funcionario, pudo haber pertenecido a la policía estatal, quien la habría puesto a disposición de la fiscalía en el 2017. No obstante, el fiscal matizó que esta información era preliminar y debía confirmarse.

Integrantes de la CTM

El Comité Ejecutivo Nacional de la CTM reconoció como cetemistas activos a una de las víctimas mortales y a otra persona que resultó herida durante el ataque en Cuernavaca.

La información de la CTM señala que los hermanos Jaciel y Roberto Castrejón son hijos del secretario general sustituto de la Federación de Trabajadores del Estado de Morelos, afiliada a la CTM, también llamado Roberto Castrejón. Al igual que su padre, pertenecen a la organización.

Respecto del caso de Jesús García, quien en primera instancia se dijo que era dirigente cetemista, la CTM aclaró que no es así.

Se sabe que el hijo de Jesús García, homónimo de su padre y empresario al igual que él, fue asesinado en Plan de Ayala en abril del 2017, cuando participaba en una cabalgata para promover la Feria de Cuernavaca.

En conferencia de prensa, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, exhortó a la Fiscalía General del Estado a investigar y llegar al fondo de lo sucedido, y a la Comisión Estatal de Seguridad Pública a reforzar las acciones de vigilancia en toda la entidad, al tiempo de coordinarse con las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Asimismo, el mandatario estatal pidió no utilizar el dolor humano como bandera política. (Con información de AP, AFP y Notimex)