La inseguridad en las carreteras se incrementa considerablemente en zonas donde hay disputas por el control de territorios entre bandas de la delincuencia organizada. En esos casos las afectaciones al autotransporte de carga se vuelve un daño colateral, afirmó Adrián Huesca Flores.

En entrevista, el gerente de Domínguez Reséndiz Consultores dijo: “cuando existen enfrentamientos del crimen organizado entre bandas opuestas, se incrementan los robos al transporte”.

En esos casos, el riesgo para el autotransporte de carga es que usan los vehículos para hacer barricadas y para presionar a las autoridades para que no se acerquen y generar caos social. “Lo que buscan es generar miedo”.

En esas circunstancias esa firma recomienda a sus clientes evitar la zona, porque se trata de áreas de conflicto. “Hay que dar la vuelta o esperar días a que se normalice la situación y los caminos vuelvan a ser transitables.

Para el profesional, ese tipo de situaciones generan varias afectaciones, desde los riesgos a la seguridad de los operadores, hasta incumplimiento en los estándares de calidad del servicio y consecuentemente penalizaciones por no llegar a tiempo.

Aumenta inseguridad en el autotransporte

De acuerdo con Huesca Flores, en sentido estricto, el narcotráfico y el robo de transporte no están estrechamente relacionados. “Ellos (los narcotraficantes) cuando se inmiscuyen en el sector es porque, principalmente, usan a los camiones como mulas. No se roban un camión para transportar su droga, sino que coaccionan a los operadores, los intimidan y buscan la forma de que trasladen sus mercancías”.

Sin embargo, dijo que en los últimos meses el robo a transporte de carga registra una tendencia al alza. “Las estadísticas comparativas en los últimos tres años nos indican que este tema seguirá creciendo, principalmente por los vacíos legales que hay en cuanto al tema de robo de transporte”.

Detalló que, de acuerdo con varios análisis realizados por la consultora que dirige, en los últimos años, la delincuencia organizada ha encontrado en el autotransporte varios “nichos de negocios”.

Puso como ejemplo el fenómeno del robo a combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos. Los delincuentes pronto se dieron cuenta que necesitaban ciertos vehículos para transportar la gasolina o diesel, así que comenzaron a robar camiones para ello, primero simplemente para conseguir los vehículos.

Luego, algunas bandas se dedicaron a robar vehículos para venderlos a los llamados huachicoleros. Como generalmente los robaban cuando estaban cargados, pronto se dieron cuenta que podían robar la mercancía y el vehículo que además tendría comprador asegurado. “negocio redondo”.

Mencionó que esa situación se incrementó debido a la incapacidad de las autoridades para vigilar la red carretera nacional, lo cual se sumó a la rentabilidad de esos delitos para las bandas de la delincuencia organizada.

En abril pasado, el gobierno federal presentó el Plan de Carreteras Seguras y una aplicación móvil denominada “PFCarreteras”, con el objetivo de combatir, mediante una estrategia interinstitucional y con la participación del sector privado, los asaltos y robos en las carreteras del país.

Sobre ese particular Huesca Flores comentó que se trata de una muy buena intención, sin embargo, su implementación al 100% no se ha logrado.

Tan solo llamó la atención que los delincuentes superan en número a los efectivos policiacos destinados a combatir ese tipo de ilícitos.

[email protected]