El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) divulgó las cifras preliminares de homicidios en México del 2016, la cual alcanzó 23,953 casos, colocándose así como el cuarto año con mayor asesinatos en la última década.

De acuerdo con el instituto de estadística, el Estado de México fue la entidad con mayor número de casos con 2,749 defunciones, siendo el municipio más violento Ecatepec con un registro de 414 asesinatos, a la entidad mexiquense le siguió Guerrero con 2,535, para este caso, la alcaldía del puerto de Acapulco con 1,015 asesinatos y en tercer lugar se colocó Chihuahua con 1,763 casos; el municipio de Juárez fue el que registró mayor número de asesinatos con 672.

Las cifras de homicidios, indicó el Inegi, derivan de la información sobre las estadísticas vitales captada de los registros administrativos de defunciones accidentales y violentas, generados por las entidades federativas recolectadas a través de 1,916 Oficialías del Registro Civil, 416 agencias del Ministerio Público y 117 Servicios Médico Forenses.

El instituto abundó que la cifra de homicidios del año pasado equivale a una tasa de 20 por cada 100,000 habitantes, lo que significó la mayor tasa desde el 2012, cuando se registraron 22.

No se combate de raíz la inseguridad: Wallace

El primer factor para los altos índices de violencia en el país es la cancelación del presupuesto de prevención, opinó Isabel Miranda de Wallace, directora de Alto al Secuestro.

Quien sepa de seguridad y quien tenga dos centímetros de conocimiento sabe que (...) se está reaccionando ante la inseguridad, pero no se está combatiendo de raíz el tema de la inseguridad. El tema de la inseguridad tiene que ver con calidad de oportunidades, con tejido social, con recuperación de espacios, con oportunidades de empleo a las personas y aquí lo que ha pasado es la inversa , precisó Miranda de Wallace.

La activista agregó que a los factores que desencadenan la violencia en México se suma la falta de transparencia en los procesos de procuración de justicia, además del nuevo sistema de justicia penal, el cual, enfatizó, garantiza los derechos de los imputados por arriba de las víctimas, aunado al déficit de capacitación que tienen policías y jueces sobre este nuevo esquema de justicia.

Nos decían que iba a ser un sistema más efectivo, nos decían que iba a ser transparente y ya lo vimos que no es transparente, hoy tuvimos una audiencia en el caso de (Javier) Duarte en el que nadie sabe qué pasó, a quién quieren proteger o porqué lo juzgan, no vimos qué fue lo que pasó en la audiencia. Si usted compara la misma audiencia de Duarte en Guatemala, todos pudimos ver desde nuestro televisor qué contestaba Duarte, qué decía el fiscal, qué decía cada uno de los actores que ahí participaba, aquí no, aquí todo es en lo oscurito , acusó.

Por otra parte, el especialista en seguridad por la UNAM, José Antonio Álvarez León, precisó, que la violencia en el país radica en los factores que van desde la reorganización del crimen organizado, pasando por el descuido institucional .

Qué le quiero decir con esto: hay un deterioro económico, un deterioro institucional, un deterioro democrático (...) hay más descomposición social, más necesidades, más vulneración del cumplimiento de la ley , expresó Álvarez León.

hector.molina@eleconomista.mx