Las campañas electorales en las 32 entidades federativas del país rumbo a los comicios del próximo 6 de junio por la disputa de más de 20,000 cargos públicos, entre otros de 500 diputaciones federales y 15 gubernaturas, arrancaron ayer enmarcadas en el contexto de un “ambiente caldeado”, de una “situación muy delicada de confrontación” y de ataques frontales por parte del Ejecutivo federal y su partido, Morena, hacia el árbitro de la contienda, el Instituto Nacional Electoral (INE), indicaron expertos.

“Llegamos a una elección donde parece ser que hay cierto tipo de regresiones democráticas; es inusual que el partido en el gobierno (Morena) cuestione al árbitro electoral porque generalmente el que cuestiona al árbitro electoral es la oposición, entonces en este tipo de circunstancias quiero decir que sí llama la atención y se ha generado un ambiente de alta polarización”, dijo Héctor Marcos Díaz Santana, extitular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade).

El exfiscal comentó que ante esta situación los ciudadanos no deben caer el juego mediático que hay.

Sobre los casos en los que el INE retiró candidaturas a Morena por no reportar gastos precampaña el fiscal indicó que no hay ninguna ilegalidad ya que las leyes estipulan las reglas de competencia.

Díaz Santana añadió que “un árbitro no puede subirse al ring a agarrarse a golpes, los actores políticos son los jugadores y en ese sentido el árbitro podría demeritar su función o ejercicio entrando a un ambiente de alta polarización (…) los tiempos están complicados y lo que tendríamos que llamar es a la mesura y a la responsabilidad pública”, apuntó.

Revira órgano electoral

A propósito del arranque de las campañas, Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, advirtió que la institución está sometida “a una estrategia de amedrentamiento que no va a prosperar’’.

La autoridad electoral, estableció, está para hacer cumplir la ley, en clara referencia a la decisión de haber cancelado los registros de los candidatos de Morena a gobernadores de Guerrero y Michoacán, entre otras candidaturas.

“Lo debe entender el ciudadano de a pie, los militantes, los dirigentes y las autoridades: la Constitución está por sobre todos nosotros. Y eso es lo que hace inquebrantable al INE y a la limpieza de las elecciones mexicanas: el respeto cabal a la Constitución’’, aseguró.

Para Eduardo Huchim, exconsejero electoral en la capital del país, el “arranque de campañas se da en un entorno sin precedentes”.

Ejemplificó “la confrontación que se está dando entre el árbitro y uno de los jugadores, entre el INE y Morena, en el que incluso ha intervenido el presidente de la República”.

Eso, dijo, es “algo que no había ocurrido antes y que da lugar a una situación muy delicada de confrontación, que deberían ambas partes trabajar para desarticular”.

Sin embargo, “en vez de que se quiera transitar ese camino lo que vemos es a un presidente del INE muy beligerante; ya declaró que no los van a dominar y demás. Esa es una situación indeseable que no beneficia a nadie”, dijo.

Huchim alertó que las actitudes de los consejeros del INE ha hecho que aumenten las tensiones.

“El riesgo existe y se acentúa cuando hay la beligerancia de los consejeros electorales, sobre todo de Lorenzo Córdova y Ciro Murayama.

“Y del otro lado también hay actores políticos como Mario Delgado y Félix Salgado que hablan de querer hacerles juicio político a los consejeros. Por eso digo que tiene que haber un desmontamiento (de las confrontaciones) de ambas partes”, comentó.

En su opinión, “hay actos y actitudes que arrojan que el INE está tomando partido si no en favor de alguien sí en contra de Morena y eso es malsano. Las autoridades electorales tienen que hacer, lo que tengan que hacer, pero sin entrar a una confrontación y a situaciones de provocación o belicosidad que a nadie beneficia. Eso es perder imparcialidad”.

Desde la perspectiva de Ivonne Acuña, académica de la Universidad Iberoamericana, las campañas inician en el contexto de polémicas decisiones del INE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En ese sentido, cabe mencionar que el pasado miércoles, los magistrados del máximo tribunal electoral del país resolvieron por unanimidad prohibir la emisión y difusión de propaganda gubernamental a cualquier funcionario público, incluido el titular del poder Ejecutivo federal, además de acordar que ningún funcionario de cualquier nivel puede emitir valoraciones sobre alguna administración en funciones.

“En las democracias de otros países no necesariamente eso ocurre (los acuerdos para evitar pronunciamientos). Es decir, este nivel de censura. En México ese es el contexto en el que arrancan las campañas”, aseguró Acuña.

Disputa con el Ejecutivo

El diferendo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y Lorenzo Córdova data de hace tiempo.

En febrero del año pasado, el mandatario mexicano afirmó, desde Palacio Nacional, que el INE se hizo de la “vista gorda” en las elecciones fraudulentas de 2006 y 2012, cuando hubo “dinero a raudales para la compra del voto y nunca vieron nada”.

Cuatro meses después, el mandatario mexicano informó de su decisión de ser guardián de los comicios del 2021 para que se respete la voluntad popular y que de haber intentos de fraude lo denunciaría, porque es su obligación ciudadana.

Ante estos dichos, el presidente del INE, Lorenzo Córdova afirmó que las elecciones ya tenían un guardián: el mismo órgano electoral.

”México ya tiene un guardián de las elecciones, un organismo autónomo que es garante de nuestra democracia”, sostuvo Córdova.

Las críticas de López Obrador se han centrado también en que se trata de una institución onerosa. (Con información de Héctor Molina)

politica@eleconomista.mx