El daño a un ecosistema tras un derrame de petróleo, como el del último día del 2011 en Veracruz, sólo podrá conocerse con precisión al paso de los años, dijo a CNN México el doctor Luis Soto, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM.

El diario El Mañana, de Nuevo laredo, publicó la entrevista en la que el especialista afirmó que: Es una incógnita. No conocemos por completo su capacidad de recuperación y no todos tienen la misma complejidad y características; entre más biodiverso sea, mayores probabilidades tendrá de recuperarse .

De acuerdo con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, un total de 1,500 barriles de petróleo se derramaron en el Río Coatzacoalcos, a la altura de Cosoleacaque, al sur de esa entidad.

El hecho -atribuido por Pemex a una toma clandestina de combustible- afectó unos 30,000 metros cuadrados de suelo natural así como a nueve kilómetros del Río Coatzacoalcos, informó la dependencia, reportó el diario.

Para degradar los hidrocarburos, se han usado dispersantes o detergentes, pero ello implica introducir más químicos que también podrían ser dañinos. Las bacterias que degradan combustibles son otra alternativa, pero aún se encuentra en fase experimental.

Si no se toman acciones oportunas, el crudo derramado se depositará en el fondo marino y será imposible de recuperar , añadió Beatriz Olivera, coordinadora de la campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace Méxic o en entrevista para el tabloide.

De acuerdo con la especialista, pese a que ya no sean perceptibles las manchas de crudo en el entorno donde ocurrió el desastre, es necesario evaluar sedimentos, además de que lo primordial es evitar que el petróleo tenga efectos en la cadena alimenticia, puntualizó.