José Antonio Meade Kuribreña hizo un alto en su campaña electoral para preparar su participación en el tercero y último debate presidencial organizado por la autoridad electoral, que se celebrará mañana en Mérida, Yucatán, a cuyo desempeño apuesta la posibilidad de colocarse en segundo lugar de las preferencias electorales.

El candidato del PRI, PVEM y Panal a la Presidencia no tuvo actividades públicas el sábado y domingo pasados, no tendrá hoy previo al encuentro cara a cara de mañana con sus adversarios Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortes, abanderados de las coaliciones Juntos Haremos Historia y Por México al Frente, respectivamente, y el candidato independiente Jaime Rodríguez El Bronco, ni pasado mañana.

Tras la difusión de un video en que se incrimina a Anaya Cortés, de presuntos actos de corrupción, Meade Kuribreña arremetió desde el pasado viernes contra el panista y en Mérida, lo llamó “vulgar ladrón” y exigió que sea investigado por las autoridades correspondientes.

“Evidentemente y sin ninguna duda lo que estamos viendo es (a) un vulgar ladrón que desde el poder se robó el dinero y que lo cacharon y debe pagar las consecuencias. Es un vulgar ladrón”.

¿Tiene que actuar la PGR? —fue una de las preguntas planteadas al abanderado priista.

—Por supuesto que hay una exigencia para que actúe.

Al tercer debate, aseguró, llegará bien preparado, con fuerza y creciendo en las encuestas; “voy bastante bien en las encuestas, he levantado en todas’’. Aseguró dominar los temas del tercer debate, “completamente. Y no solamente puedo hablar de ellos hacia adelante, sino que puedo acreditar experiencia”.

Sobre el asesinato de Fernando Purón, candidato del PRI a diputado federal en Coahuila, Meade anticipó que en el debate habrá de “volver a hacer un llamado y volver a comprometer que en mi administración recuperaremos la paz y la seguridad”.

Estrategia del segundo lugar

Meade, integrantes de su equipo de campaña, del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, con René Juárez Cisneros, presidente del tricolor, a la cabeza, y del sector popular de ese partido, centraron desde el pasado fin de semana su estrategia electoral en la difusión mediática de que el candidato presidencial priista ya está en segundo lugar de la contienda, por arriba de Anaya, y que los días que restan de campaña serán suficientes para retener el poder presidencial el próximo 1 de julio.

[email protected]