Desde el director general de carreteras hasta el director general del centro de Morelos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) fueron señalados por la organización civil Impunidad Cero, mediante una investigación, de tener una supuesta responsabilidad por el socavón que se abrió el año pasado en el Paso Exprés de la carretera México-Cuernavaca, en donde murieron dos personas.

En la investigación realizada por la organización a través de los informes de la Secretaría de la Función Pública, la Auditoría Superior de la Federación, así como otros peritajes hechos, se precisan tres niveles de responsabilidades: media, grave y gravísima.

De acuerdo con esta medición y la información recolectada por la organización y lo estipulado en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas —vigente al momento de los hechos—, tanto el secretario de Comunicaciones y Transportes, así como el subsecretario de Infraestructura, deberían ser sancionados de manera económica.

En tanto que el director general de carreteras, el director del centro de Morelos de la SCT y el director general del mismo centro se les atribuye un nivel de “responsabilidad gravísima” que acreditaría una sanción que va desde una inhabilitación temporal de 10 y hasta los 20 años, acompañada de una multa, y la destitución de sus funciones, de acuerdo con la Ley Federal.

En total, de acuerdo con la organización civil son nueve personas, entre directores e instituciones públicas y empresas, los involucrados en los hechos y los cuales tendrían -desde su juicio- responsabilidad en el socavón que se abrió el 12 de julio del 2017.

Como conclusión, la investigación indica que lo que se pretende es “que la sociedad pueda exigir a las autoridades que actúen correctamente”.

hector.molina@eleconomista.mx