Juan de Dios Castro, titular del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) aseguró que un mexicano que no cuenta con educación básica es más vulnerable a caer en manos del crimen organizado y las adicciones.

Una persona sin educación está en situación de vulnerabilidad social, de seguridad, económica, familiar, de adicciones. Sí creo que puede haber una incidencia en esta población en rezago educativo , aseveró.

Detalló que a nivel nacional son 10 los estados que no aportan recursos para alfabetizar a sus habitantes. Entre ellos Nayarit, Baja California, Estado de México, Nuevo León, Guerrero, entidad con una tasa de analfabetismo de 16.7 por ciento.

Si le pone dinero el Gobernador, podemos hacer más; si no le pone dinero, podemos hacer poco, pero incluso con estas diferencias hemos avanzado , afirmó.

Por el contrario, Chiapas y Oaxaca (primer y tercer lugar respectivamente en mayor tasa de analfabetismo del país según el INEGI) son los estados que más aportan. Oaxaca invertirá 58 millones de pesos; Chiapas pondrá cerca de 45 millones de pesos.

Hemos estado insistiendo, aprovechando los nuevos gobernadores que acaban de tomar posesión para que manifiesten su interés y que participen económicamente, como en el caso de Puebla , dijo, donde el gobierno de Rafael Moreno Valle aportará 40 millones de pesos.

Puntualizó que los costos de alfabetización varían según la región. Mientras en Baja California Sur se destinan 17,000 pesos para que un adulto termine la secundaria en el INEA, en Nuevo León cuesta 3,000 pesos. Precisó que en estados como Guerrero, Oaxaca y Chiapas, la inaccesibilidad geográfica y la gran variedad de lenguas indígenas aumentan los costos.

El titular del INEA aseguró que para terminar con el rezago educativo en el país se requerirían 63,000 millones de pesos en los próximos 15 años, esto equivale a duplicar durante este periodo el presupuesto del Instituto así como su infraestructura. Actualmente 5.3 millones de mexicanos viven en rezago educativo, esto significa que son analfabetas o que no concluyeron sus estudios básicos. De ellos 60% es mayor de 59 años y 1.4 millones son indígenas.

Juan de Dios Castro aseguró que cuanto mayor es el adulto, menor es la probabilidad de que quiera ser alfabetizado.

De acuerdo con los resultados del Censo 2010 el número de personas que no cuentan con secundaria incrementó para pasar de 14.9 millones de personas en el 2000 a 16.4 millones en el 2010, esto quiere decir que en los últimos 20 años sólo se ha logrado reducir 4.9 millones de personas de educación secundaria.

[email protected]