La duración de los dos periodos ordinarios de sesiones del Congreso de la Unión se ampliaría un mes cada uno, de acuerdo con las propuestas de legisladores que se encuentran en análisis al interior de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados.

El primer periodo ordinario iniciaría el 1 de agosto y finalizaría el 15 de diciembre, pudiéndose extender hasta el 31 de diciembre, el año en que el presidente de la República asuma el cargo, y el segundo será del 1 de febrero al 31 de mayo.

Actualmente, la Constitución establece que el primer periodo ordinario inicia el 1 de septiembre y concluye el 15 de diciembre, salvo cuando el mandatario mexicano rinde protesta, ya que entonces puede ampliarse 15 días más, y que el segundo arranca el 1 de febrero y termina el 30 de abril.

De acuerdo con la reforma al Artículo 65 constitucional, promulgada en febrero del 2014, el primer periodo de sesiones comenzará el 1 de agosto sólo cuando inicie su encargo el presidente de la República.

En los hechos, será hasta el 2024 cuando aplique dicha enmienda, ya que entrará en vigor hasta el 1 de diciembre del 2018, fecha en que habrá de tomar posesión el sucesor o sucesora de Enrique Peña Nieto, quien deberá concluir su encargo el 30 de septiembre del 2024, porque a partir de ese año el sexenio iniciará el 1 de octubre, ya no el 1 de diciembre, de acuerdo con la última reforma al Artículo 83 constitucional.

De aprobarse las enmiendas en ciernes relacionadas con la ampliación de los periodos ordinarios de sesiones, ambas cámaras del Congreso mexicano funcionarían durante ocho meses y medio y no solamente durante seis meses y medio, como sucede actualmente.

Los propios legisladores reconocen en sus iniciativas sobre le tema que es necesario que los diputados federales y los senadores dediquen mayor tiempo a la labor para la que fueron electos .

[email protected]