Derivado del creciente número de decesos por Covid-19 en todo el país, autoridades locales han habilitado fosas destinadas a familias de escasos recursos o personas no identificadas.

La Guía de manejo de cadáveres por Covid-19, emitida por el gobierno federal, establece que en casos de cadáveres no identificados o identificados pero no reclamados, se requerirá una fosa individual y no podrán utilizarse las fosas previamente existentes.

El pasado lunes, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, Rafael Guerra, reportó que desde el inicio de la emergencia sanitaria, al menos 22 cadáveres relacionados con hechos delictivos y positivos al nuevo coronavirus fueron enviados a fosas.

Los lineamientos federales establecen que en el caso de una persona fallecida no identificada o identificada no reclamada, cuya causa de defunción sea caso confirmado o sospechoso de Covid- 19, se deberá de informar al Servicio Médico Forense para que se emita un informe en formato libre que acredite que se realizó un examen externo del cadáver, el cual deberá de ser enviado a las autoridades correspondientes, así como a la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas.

“Queda prohibida la incineración de los cuerpos no identificados o identificados no reclamados de personas fallecidas por sospecha o confirmación de SARS-CoV-2 (Covid-19)”, se lee en el documento.

Respecto de la ampliación de fosas, el gobierno capitalino habilitó nuevos espacios en la alcaldía de Iztapalapa -la de mayor número de contagios- en los cementerios de San Lorenzo y San Nicolás Tolentino.

En la capital de Guanajuato, las autoridades pusieron en marcha la excavación de una “fosa previsoria” de 30 metros de longitud en el Panteón Santa Teresa para fallecidos por Covid-19, aunque hubo oposición de los vecinos de la zona.

En Tijuana, Baja California, uno de los municipios más afectados por el virus, el Departamento de Reforestación y Panteones informó sobre la habilitación de unas 3,000 fosas en el cementerio municipal 13.

Ante el incremento de casos positivos en Guerrero, autoridades de Acapulco autorizaron la excavación de 300 fosas en el panteón El Palmar para fallecidos por el nuevo coronavirus, las cuales serán destinadas a familias de escasos recursos.

En el panteón de Milpillas, en San Luis Potosí, se habilitaron 30 fosas. Mientras que en el cementerio El Retiro, en el municipio de Coacalco, Estado de México, se alistaron 70 excavaciones.

Del mismo modo, en el panteón de Mezquita en Guadalajara, Jalisco, se accedió a preparar 700 fosas para personas fallecidas confirmadas o sospechosas de Covid-19.

En tanto que la Secretaría de Gobierno de Hidalgo solicitó a los ayuntamientos habilitar nuevos espacios en sus panteones para atender los lineamientos federales.

[email protected]