Pese a la prevalencia de los grupos criminales dedicados al trasiego de drogas en México, el consumo entre la población mexicana de la mayoría de las sustancias psicoactivas se ha mantenido en niveles por abajo de países similares en el continente, aunque, con el pasar de los años, el consumo ha ido en incremento.

De acuerdo con el Informe sobre el Consumo de Drogas en Las Américas 2019, realizado por la Organización de los Estados Americanos (OEA), en México el consumo de mariguana entre la población de 12 a 65 años pasó de una prevalencia de 0.6% en el 2002 a 2.1% en el 2016.

En comparación, Chile se posiciona en el estudio de la OEA como uno de los países con mayores niveles de consumo de mariguana en el continente entre su población de 12 a 65 años. Pasó de un consumo promedio de 4.6% en el 2010 a 14.5% en el 2016, entre dicha población.

En cuestión de inhalables, que son definidos por la OEA como sustancias psicoactivas que producen gases químicos cuyos efectos producen alteraciones mentales, en el informe se precisó que “Argentina, Chile, México, Perú y Uruguay tienen datos sobre la tendencia del consumo de inhalables en la población general y muestran una estabilización de las tasas de consumo a niveles muy bajos, que oscilan entre 0.1 y 0.2 por ciento”.

Del consumo de cocaína, México muestra un alza entre el 2002 y el 2016, al pasar de frecuencia de consumo entre la población de 12 a 64 años de 0.3 a 0.8; el aumento en el consumo fue mayor en hombres que en mujeres.

“Las tendencias por sexo muestran que el consumo de cocaína en México pasó de 0.7% en el 2002 a 1.4% en el 2016 entre los hombres, y de menos de 0.1% en el 2008 a 0.2% en el 2016 entre las mujeres”, se precisó.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Contra las Adicciones, en el primer trimestre de este 2019 aumentó el número de asesorías impartidas sobre drogas en México.

Según los datos de la instancia adscrita a la Secretaría de Salud, en los primeros tres meses de este año se ofrecieron 22,042 consultas de primera vez sobre adicciones en los centros de atención repartidos en el país. Dicha cifra es mayor en 24.6%, en comparación con las 17,688 personas atendidas en el 2018.

Destaca el aumento en las asesorías dadas a jóvenes de entre cinco y 11 años, ya que para los primeros tres meses de este 2019 se registraron 444 asesorías; un aumento de 62% al compararse con los 274 niños y adolescentes asesorados en el primer trimestre del 2018.