El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, reconoció la urgencia de contar con un banco nacional de datos genéticos, además de las capacidades de identificación humana para lograr afrontar la crisis forense que se vive a lo largo del país.

“Necesitamos urgentemente un banco nacional de datos genéticos, necesitamos urgentemente contar con capacidades de identificación humana en todas las entidades federativas. Necesitamos impulsar un programa de identificación humana masiva, respecto de la gran cantidad de cuerpos que se han encontrado y lamentablemente permanecen en los servicios forenses o en las fosas comunes de los panteones del país”, expresó Encinas Rodríguez en la inauguración del Simposio Internacional de Identificación Humana.

Por lo anterior el funcionario federal también llamó a replantear la política pública forense a nivel nacional ante la crisis forense del país que suma más de 92,844 personas desaparecidas en México y más de 50,000 cuerpos sin identificar.

Asimismo, dijo que se deben desarrollar las capacidades institucionales del Estado mexicano, rediseñar todas las actividades de búsqueda, localización e identificación de cuerpos en las que tienen que participar las fiscalías estatales y la Fiscalía General de la República (FGR), además de reformar el marco legal vigente, para encarar esta lamentable crisis forense que enfrentamos en el país.

“Como lo hemos dicho desde el primer día, no vamos a ocultar ninguno de los fenómenos ni los problemas que han agraviado durante décadas a los derechos humanos de nuestro país y, por el contrario, vamos a enfrentarlos y a encararlos con plena responsabilidad siempre acompañados de los familiares de las víctimas, de los colectivos que los acompañan”, dijo.

En este contexto, Encinas habló sobre la importancia de la cooperación internacional para alcanzar una identificación masiva que permita enfrentar la crisis en la materia, por lo que se espera que en noviembre próximo se lleve a cabo la primera visita oficial del Comité de Naciones Unidas sobre Desaparición de Personas.

Mientras que el director del proyecto Fortalecimiento del Estado de Derecho de la GIZ México, Maximilian Murck, destacó que la identificación masiva de miles de personas no es una tarea sencilla, pero tampoco una sin solución.

Para una identificación masiva de personas –destacó– “adolecemos en México de una base de datos centralizada de genética y de mecanismos para el intercambio automático de huellas dactilares de personas fallecidas con registros oficiales que guarden esta información de la población (credenciales del INE, SAT, licencias de conducir, cartas de antecedentes no penales e información biométrica de los bancos Comerciales). Necesitamos un consenso técnico con claras responsabilidades e intercambio de información entre fiscalías, servicios periciales y comisiones de búsqueda. El simposio es una oportunidad para intercambiar conocimiento y buenas prácticas, impulsar la ciencia forense mexicana y definir pasos concretos en materia de cooperación internacional”.

Por su parte, el embajador de Alemania, Peter Tempel, subrayó que “existen avances importantes desde el gobierno mexicano y los estados, ciertamente nadie puede enfrentar la crisis forense de manera aislada. Reitero el compromiso del gobierno de Alemania de apoyar a México para superar la crisis forense. Estamos del lado del gobierno mexicano y del lado de la sociedad mexicana en esta cuestión”.

Asimismo, la comisionada nacional de Búsqueda, Karla Quintana Osuna, dijo que la crisis que México enfrenta no es únicamente de desaparición humana y forense, sino de justicia, por lo que precisó se requiere adoptar medidas con un enfoque masivo para la identificación de los numerosos cuerpos que hay en el país.

rrg