Entre el 2010 y el 2016 el costo para Petróleos Mexicanos (Pemex) por reparación de ductos y equipos dañados por las tomas clandestinas fue de 4,234 millones de pesos, un fenómeno que se concentra en cinco estados de la República Mexicana, de acuerdo con información de la empresa productiva del Estado.

Según los registros de la petrolera, a junio del 2017, las entidades federativas que registran mayor cantidad de ordeñas a ductos son: Guanajuato, Puebla, Tamaulipas, Veracruz y Estado de México. En el 2016 estos estados concentraron 72% del total de tomas clandestinas, siendo Puebla el mayor número.

En un informe entregado al Congreso de la Unión, Pemex da cuenta de que durante el primer semestre del 2017, estos mismos cinco estados concentraron 65% del total de las tomas clandestinas, pero el que mayor número registró fue Guanajuato.

En el texto, se puntualiza que los ductos afectados por las tomas clandestinas en los primeros seis meses del 2017 representan aproximadamente 9.65% de la red total de ductos y la pérdida de combustible registrada figura 3.4% del volumen total transportado por ductos.

El valor anual promedio estimado de estas pérdidas por ordeña de combustibles es de aproximadamente 20,000 millones de pesos, de acuerdo con los números reportados en el documento.

Pemex informó, por otro lado, que se han desplegado estrategias para contrarrestar este delito. A partir de marzo de este año, se estableció un puesto de mando en Puebla, se incrementó la vigilancia y se realizaron operativos de fiscalización a estaciones de servicio que presentaban diversas irregularidades, reduciéndose el número de tomas clandestinas en esa zona de 469 a 318, en los primeros semestres del 2016 y el 2017, respectivamente.

Las acciones se están llevando a cabo en regiones donde se ubican los tramos de ductos con mayor número de tomas clandestinas, como es el caso del ducto Minatitlán-México, de 594 kilómetros, que recorre las entidades de Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Estado de México y Ciudad de México, en donde en un segmento de 100,000 kilómetros se registra la mayor cantidad de ordeñas en la zona poblana denominada como el Triángulo Rojo que abarca los municipios de Tepeaca, Acatzingo, Tecamachalco, Quecholac y Palmar de Bravo, ya que el terreno facilita la extracción de combustibles por gravedad, una vez que se ha suspendido la operación de bombeo en el ducto.

Producto de estas medidas, la empresa reporta 131 millones de litros de hidrocarburos recuperados en el 2016; a esta cifra se suman 869,000 litros en el primer semestre del 2017.

La empresa reconoce que el combate al robo de combustibles constituye un problema de grandes dimensiones que requiere de una estrategia integral para disminuir tanto la demanda como la oferta ilícitas .