El PRI está “en su peor momento” tras perder el poder presidencial como resultado de la corrupción en que incurrieron algunos de sus miembros y enfrenta una “realidad financiera” distinta al dejar de ser gobierno, por lo que “habrá recorte de personal”, reconoció Claudia Ruiz Massieu.

Si bien el tricolor expulsó de sus filas a dos gobernadores acusados de corrupción durante el pasado proceso electoral en que se disputó la Presidencia, admitió, “no lo hicimos a tiempo ni lo hicimos con la claridad y la contundencia que la ciudadanía esperaba”.

“¿Nos costó? Sí. ¿Es lo más difícil que vamos a tener en términos de la reconstrucción de la credibilidad con la ciudadanía? Sí. ¿Qué podemos hacer? Pues exigir que cada priista se comporte conforme a nuestros principios éticos, que las instancias del partido sean más ágiles en dar respuesta a señalamientos de este tipo”.

La presidenta del tricolor informó, sin embargo, y a pregunta específica, que el proceso de expulsión del PRI de César Duarte, exgobernador de Chihuahua, prófugo de la ley, “es un tema que está en (la Comisión de) Justicia Partidaria” y que será “el propio órgano jurisdiccional el que tiene que solventarlo”.