Las Margaritas, Chis. La Cruzada Nacional contra el Hambre se basará en cuatro vertientes: convocatoria social a nivel nacional, organización de los bancos de alimentos y de donaciones, establecimiento del fondo de trabajo solidario para quienes quieran destinar dinero o tiempo a la estrategia, así como trabajo con especialistas en desnutrición, alimentación y pobreza.

Así lo definió ayer el presidente Enrique Peña Nieto al hacer oficial que la estrategia en contra del hambre atenderá a 7.4 millones de personas en pobreza alimentaria en 400 municipios del país.

Como adelantó El Economista, el Mandatario firmó el decreto que crea el Sistema Nacional contra el Hambre.

El documento prevé la conformación de la Comisión Intersecretarial (para la instrumentación de la Cruzada que se basará en acuerdos con estados), el Consejo Nacional de la Cruzada contra el Hambre (instancia para el diálogo de los sectores público, privado y social) y la formación de comités comunitarios integrados por beneficiarios de programas sociales (que supervisarán el cumplimiento real de los objetivos y la transparencia de las acciones implementadas).

El Mandatario anunció que habrá reuniones con los gobernadores y el Jefe de Gobierno del DF para establecer la distribución de alimentos, servicios de salud, agua, electricidad y vivienda, así como fomentar el empleo acorde a las zonas.

La Cruzada, expuso, durará los seis años de su mandato y cada año, en un mes en específico, se llevarán a cabo acciones para sensibilizar a la sociedad mexicana sobre esta cruda realidad (la de la pobreza) .

Luego de que la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, anunciara que la estrategia alineará a más de 70 programas federales, el Presidente externó que los programas sociales tienen que evolucionar y lograr que a mayor inversión se den mayores resultados.

En los últimos años, en algo se ha avanzado; pero no lo suficiente. Hoy se destina mayor inversión pública a distintos programas sociales.

Prácticamente, en los últimos años se duplicó la inversión con respecto a la que se realiza del Producto Interno Bruto, prácticamente es del doble y, sin embargo, no hemos tenido avances mayores en el combate a la pobreza , exclamó.

La titular de Sedesol expuso los objetivos de la Cruzada: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuada, eliminar la desnutrición infantil aguda y mejorar indicadores de peso y talla de la niñez, aumento de la producción de alimentos y del ingreso de los campesinos y pequeños productores agrícolas, reducción de las pérdidas poscosecha, así como impulso a la participación comunitaria y la movilización popular para la erradicación del hambre.

La estrategia, aclaró, no es sólo la entrega de despensas, sino que será integral y funcionará conforme se sumen voluntades, por lo que urgió a la población a poner su granito de maíz .

La población objetivo ya está focalizada. Se centra en zonas rurales y urbanas donde hay factor de exclusión y violencia y cuyas personas tienen de tres a seis carencias sociales, agregó.

Se va a actuar con transparencia. Se van a medir los resultados, porque política pública que no es evaluada corre el riesgo de convertirse en demagogia. De ahí que se hayan establecido una serie de indicadores para medir impactos, avances y también -hay que decirlo-, que permitan corregir a tiempo los errores , abundó.

Al anuncio de la nueva estrategia acudieron casi todos los gobernadores del país (excepto los de los estados de Guerrero y Jalisco), así como el gabinete federal legal y ampliado, quienes se sentaron frente a los casi 20,000 invitados de poblaciones aledañas a Las Margaritas.

[email protected]