Expertos electorales coincidieron en que difícilmente se logrará realizar la consulta popular impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para enjuiciar a expresidentes, a menos de que se realice una extensión de recursos al Instituto Nacional Electoral (INE).

Tras aprobar los ajustes presupuestales para el próximo año con la reducción realizada por la Cámara Baja por 870 millones de pesos para su ejercicio 2021, el INE afirmó que las y los diputados federales fueron omisos en considerar en los recursos la realización de la consulta popular convocada para el 1 de agosto.

Entrevistada por El Economista la exconsejera del Instituto Federal Electoral (IFE), María Marván, expresó que con el recorte a los recursos el INE deberá reducir gastos para las elecciones del próximo año.

“No hay dinero para realizar la consulta, para poderla realizar se deben montar casillas, imprimir boletas, capacitar ciudadanos, entre otras cosas. La ley obliga a cumplir con ciertos requisitos. Una consulta en términos de la ley, no hay manera de que se vaya a realizar y no es culpa del INE, sino de las y los diputados que pensaron en apretar las tuercas al punto que lo hicieron”, dijo.

Añadió que el primer mandatario deberá reconocer que la dificultad para realizar la consulta popular se relaciona de manera específica con los recortes planteados entre los poderes Ejecutivo y el Legislativo para asignar los recursos al Instituto.

Por su parte, el exconsejero Javier Santiago recordó que el INE adelantó analizar vías jurídicas para ampliar sus recursos. “No hay un precedente sobre una controversia constitucional impulsada por el Instituto en torno a su presupuesto”.

“El Instituto está obligado a realizar la consulta, pero también hay un principio jurídico que establece que nadie está obligado a lo imposible. Si no hay recursos, con el personal del Instituto no se puede llevar a cabo la consulta”, aseguró.

El especialista expuso que el órgano electoral realizó un planteamiento concreto sobre sus necesidades financieras. Sin embargo, precisó que la Cámara Baja pudo haber solicitado a las y los consejeros electorales explicar el gasto contemplado para la realización de la consulta popular y ajustar los recursos que se le entregarán el próximo año.

“Se desconoce si pudiera haber un incremento de gasto para que el INE cumpla los protocolos sanitarios y garantizar unas elecciones con el menor riesgo para los votantes. Estamos ante una situación difícil y compleja, por eso se me hace irresponsable que no se aprobara presupuesto para la consulta popular”, apuntó.

Austeridad

El pasado 13 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que con el presupuesto aprobado al INE por la Cámara Baja se podrá realizar la consulta popular.

“Yo creo que le alcanza al INE. Si ellos aplican un plan de austeridad, creo que puede salir de ahí mismo o buscar posteriormente la colaboración de todos los ciudadanos, que todos aportemos, que todos participemos para reducir los costos de la consulta, y la tiene que hacer el INE, porque eso es lo que establece la Constitución”, mencionó.

De acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación del 2021, el Instituto Nacional Electoral recibirá 26,819 millones de pesos.

De ellos, 19,593 millones se destinarán para su gasto operativo concentrado en el rubro denominado como “Democracia preservada y fortalecida mediante la organización de elecciones nacionales, el fomento de la participación ciudadana y la promoción del desarrollo del sistema de partidos”, mientras que los otros 7,226 millones restantes son parte de las prerrogativas que reciben los partidos políticos nacionales.

marisol.velazquez@eleconomista.mx