A un poco más de cinco meses de que el empresario Ezio Benjamín Figueroa Vásquez fue capturado en México, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo acusó como principal abastecedor de pseudoefedrina y efedrina para cárteles mexicanos que fabrican droga de diseño y venden al vecino país.

La Drug Enforcement Administration (DEA) relacionó a Hassein Eduardo Figueroa Gómez, hijo de Ezio, como otro de los operadores de 16 empresas, farmacéuticas, inmobiliarias, desarrollos turísticos y abarroteros en seis estados del país y en Colón, Panamá, donde lavaban recursos y triangulaban embarques.

Según las dependencias estadounidenses, ambos triangulaban los precursores químicos de Europa y África hacia Panamá y luego a México. La mercancía era ofrecida a cualquier cártel que la requiriera.

La alerta emitida en la Unión Americana incluye los nombres de las empresas de Ezio Benjamín y Hassein Eduardo en el Distrito Federal, Puebla, Jalisco, Quintana Roo, Veracruz y Michoacán, así como otra más en Colón, Panamá.

Fuentes de la PGR precisaron que el hijo sigue prófugo y existe una ficha roja para su búsqueda.

Las empresas incluidas en la lista negra son Dispositivos Industriales Dinámicos, Distribuidora Médica Hospitalaria, Grupo F. y F. Médica Internacional de Equipos, Tecnología Optima Corporativa, Desarrollos Inmobiliarios Citadel, Scuadra Fortia, Unión Abarrotera de Jalisco, Fortia Baja Sur, Promociones Citadel, Desarrollos Turísticos Fortia, Geogarma, Grupo Comercial San Blas, Punto Farmacéutico, Desarrollo Arquitectónico Fortia, El Palomar Car Wash, además de Distribuidora Life, en Panamá. De acuerdo con el gobierno de EU, estos negocios son utilizados para lavar dinero.