El exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, arriba a nuestro país, luego de que ayer 18 de noviembre, la juez de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Carol Bagley Amon, aceptó la petición del gobierno de Estados Unidos para desestimar los cargos en contra del general en retiro, y ponerlo a disposición de México para su investigación en nuestro país.

Durante una breve audiencia, la juez preguntó al general Cienfuegos si estaba de acuerdo en aceptar el retiro de los cargos de narcotráfico y lavado de dinero por los que fue detenido en la Unión Americana, y si consideraba que correría algún riesgo en caso de ser entregado a México.

Ante ello, Cienfuegos dijo aceptar el acuerdo político al que llegaron las Fiscalías de ambas naciones, y descartó que exista riesgo de no ser sometido a un juicio justo en nuestro país.

“Es un asunto de política exterior, no tengo razones para dudar de la determinación del gobierno de que las autoridades judiciales mexicanas sinceramente desean avanzar en una investigación y posible procesamiento del acusado”, dijo la juez federal Carol Amon.

En la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador negó que la solicitud de juzgar en México al exsecretario sea parte de alguna presión ejercida por las Fuerzas Armadas de nuestro país o se trate de algún intercambio con EU, al tiempo que aseveró que no habrá impunidad en el caso.

Afirmó que la Fiscalía General de la República (FGR) determinará todo el proceso y avanzará en la investigación. “Aquí se va a juzgar, porque ya se abrió una investigación, una autoridad competente y recta. México va a decidir si hay elementos para juzgar al general Cienfuegos o no, y va a ser con apego a la legalidad, sin influyentismo”.

En tanto, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reconoció que en México no existe una orden de aprehensión en su contra, por lo que no se solicitó su extradición desde EU.

Por ello, el canciller admitió que toda la investigación se limita a la evidencia que envió el pasado 11 de noviembre el gobierno de Estados Unidos.

“Cienfuegos viene a México como un ciudadano repatriado por la autoridad norteamericana y se va a poner a disposición de la Fiscalía General de la República en libertad. No está detenido en ese viaje, es un ciudadano en libertad y en esa condición va a llegar a México”, reiteró Ebrard.

politica@eleconomista.mx