El puerto de Acapulco, Guerrero, que en una época fuera escenario dorado de varias películas y destino mayoritario del turismo, ahora es la segunda ciudad más violenta del mundo, al registrar una tasa de homicidios dolosos de 143 por cada 100,000 habitantes, sólo superada por San Pedro Sula, Honduras, que tiene el récord de 169 asesinatos violentos por cada 100,000 habitantes y ocupa el primer lugar, aseguró ayer José Antonio Ortega Sánchez.

El Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal presentó un ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo en el 2012. El documento de 38 páginas expone que existen otras ciudades mexicanas, además del puerto turístico de Acapulco, entre ellas: Torreón , Nuevo Laredo, Culiacán, Cuernavaca, Ciudad Juárez, la capital de Chihuahua, y Monterrey, ubicadas entre el 2 y 47, según el informe.

En aspectos positivos, según Ortega Sánchez, es que en México durante el 2012 hubo reducciones importantes de los homicidios en las ciudades de los estados de Chihuahua, Sinaloa, Durango, Veracruz y Nayarit, pero la situación empeoró en Guerrero, Coahuila y Tamaulipas .

El caso más relevante en la reducción lo representó Ciudad Juárez, urbe que durante el 2008, el 2009 y el 2010 ocupó el primer lugar mundial entre las más violentas y que en el 2011 pasó a segundo lugar y en el 2012 a la posición 19, con una tasa de 229 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes. El año pasado disminuyó 76% al contabilizar 56 homicidios.

En referencia al uso de armas, que ha sido un factor relevante, según el análisis, de la violencia en América Latina y detonante de las muertes, aseveró el informe que en México la portación de armas está prohibida y la posesión muy restringida sin que ello haya impedido la escalada de violencia en los últimos años.

[email protected]