La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó un posible daño a la hacienda pública federal por 69 millones 647,538 pesos por parte de la Secretaría de Obras de la Ciudad de México, durante la construcción de la Línea 5 del Metrobús, que corre del Eje 3 Oriente, en el Tramo de San Lázaro a la Glorieta de Vaqueritos.

En su tercera entrega de fiscalización a la Cuenta Pública 2019, la ASF emitió seis pliegos de observaciones a la Secretaría de Obras capitalina por seis montos que suman dicha cifra. Sin embargo, la Auditoría determinó que por otros conceptos, en total suman 80 millones 676,725 pesos por aclarar en este proyecto. 

La primera observación fue por un monto de 5 millones 566,282 pesos, mismos que se autorizaron por parte de dicha Secretaría para el suministro, tendido y colocación de carpeta de concreto asfáltico. Se pagó por un volumen de 1,434.11 metros cuadrados con una carpeta mayor a 10 centímetros de espesor en diferentes kilometrajes; sin embargo, finalmente se construyó a un espesor de 10 centímetros.

El segundo monto observado fue por 9 millones 084,268 pesos, que fueron pagados para el tendido y colocación de carpeta de concreto asfáltico, pero de igual forma a lo anterior, “se consideró un volumen de 2,396.8 metros cuadrados de carpeta de concreto asfáltico que no cumplió con las especificaciones por ser menor a los 10 centímetros de espesor que marca el proyecto ejecutivo”.

El tercer monto observado por la Auditoría fue por 621,144 pesos por concepto de pagos duplicados más los intereses generados desde la fecha de pago.

El cuarto monto fue por 1 millón 003,859 pesos, debido a que en una estimación de ajuste de costos con periodo de ejecución del 1 al 30 de noviembre del 2018 se aplicó y pagó un factor más alto autorizado por la Secretaría de Obras a la empresa Gami Ingeniería e Instalaciones.

El quinto monto observado por la Auditoría en la construcción de la Línea 5 del Metrobús es por 52 millones 521,985 pesos, por trabajos ejecutados con mala calidad de la estación Moctezuma a la estación Bombas.

“A lo largo de 13 kilómetros (tramo en operación) de los 18.5 kilómetros de la Línea 5, continúan presentando fallas severas generalizadas que requieren una rehabilitación mayor, como grietas de fatiga del material y depresiones longitudinales marcadas de más de 90 centímetros de ancho en forma continua a lo largo de la línea en ambos sentidos del concepto antes mencionado”, determinó la Auditoría.

Añadió que aún y cuando la Dirección General de Construcción de Obras Públicas "B", ordenó realizar diversas reparaciones a los trabajos ejecutados correspondientes a los carriles adyacentes de carpeta asfáltica como consecuencia de la recomendación planteada por esta ASF en la Cuenta Pública 2018, “se constató que la construcción y rehabilitación de la carpeta continúa sin cumplir con la calidad especificada, en virtud que dichas reparaciones no se realizaron de acuerdo a lo establecido en las Normas de Construcción de la Administración Pública del Distrito Federal”.

El último monto determinado por la Auditoría fue por 850,000 pesos, por concepto de un pago a la contratista sin que se acreditara la ejecución de la Edición de Video e Informes del Proceso Constructivo de la Obra.

Así es la obra

El corredor vial del Metrobús Línea 5 fue construido en dos etapas; la primera de 18 estaciones que van del Río de los Remedios a San Lázaro con una longitud de 10 kilómetros. La segunda contempló una modificación del trazo de San Lázaro a la Glorieta de Vaqueritos, atravesando las alcaldías Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Coyoacán, Tlalpan y Xochimilco, con una longitud de 18.5 kilómetros, de los cuales 18.25 son de carril confinado y 0.25 de retornos, con 34 estaciones y una terminal.

Actualmente la Línea 5 del Metrobús se encuentra en operación de la estación del Río de los Remedios a la estación las Bombas; el tramo comprendido de Calzada del Hueso a la Preparatoria núm. 1 (Trazo Modificado), se encuentra en proceso de ejecución, el cual contempla siete estaciones, con el carril confinado para el transporte público con un sistema constructivo de concreto hidráulico y los carriles adyacentes con carpeta asfáltica.

Hasta septiembre de 2016, se estableció que el proyecto se desarrollaría con fuentes de financiamiento con recursos de deuda y recursos privados por aportaciones de 2,122 millones de pesos y 390 millones de pesos, respectivamente, lo que representa porcentajes de financiamiento del 84.5% y 15.5%, respectivamente. Sin embargo, se modificaron las condiciones del financiamiento esperado con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Banco Mundial BIRF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como recursos de deuda, por lo que se incluyeron recursos federales correspondientes al Fondo de Capitalidad en los ejercicios 2017 y 2018.

Para la Cuenta Pública 2019 se modificaron las fuentes de financiamiento, ahora con recursos de crédito y del Ramo 28 Participaciones a Entidades Federativas y Municipios, reportando un monto ejercido de 645 millones de pesos, así como 738 millones de pesos de Financiamientos Internos con recursos de crédito.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg