El precandidato de la alianza Juntos haremos historia, integrada por Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, concluyó la etapa de precampañas en un cómodo primer lugar, en el que logró fijar agenda y administró su ventaja; sin embargo, debe tener cuidado con la forma en que se conduzca porque ha dado muestra de que él es el enemigo más importante de su propia campaña, plantearon estrategas especializados en asesorar campañas electorales.

El español Antonio Sola, quien ha sido estratega principal en campañas ganadoras, como las de Juan Manuel Santos (Colombia), Mariano Rajoy y José María Aznar (España), Felipe Calderón y Vicente Fox (México), Michel Martelly (Haití), aseguró que López Obrador va a ganar la elección de julio próximo porque es el que está más cercano a empatar los valores de los mexicanos con su liderazgo.

Para el también socio fundador de la Consultora Ostos Sola, el valor debe entenderse como el ideal por el que se crean las pautas de comportamiento, el ideal que tiene la gente para construir normas de comportamiento, mientras que el liderazgo es la capacidad de llevar ese ideal al fin último de la sociedad que es cumplir sus objetivos, tanto en lo individual como en lo comunitario.

En ese sentido López Obrador está más cerca de empatar los valores ciudadanos expresados en una ira contenida durante los últimos años con su liderazgo. 

“Si logra encajar ese caudal de ira en una corriente positiva del voto va a ganar por 38, 40, 45 puntos, porque casi podríamos decir que no va tener techo”.

Aseguró que la expresión “AMLO es un peligro para México”, impulsada desde la gente que apoyaba a Felipe Calderón como candidato a la Presidencia en el 2006,  entre ellos él, “ya no es nada vigente”. En su opinión, López Obrador “ha evolucionado mucho en estos últimos 12 años”.

Argumentó que la institucionalidad mexicana abraza con mucha fuerza y con mucha energía cualquier mínima posibilidad de que se violente y cuando alguien quiera convertirse en un tirano político.

“Eso no va a suceder aquí en México, que tiene una solidez mucho más fuerte que la que se ha vivido en otros países, yo quisiera pensar efectivamente en Venezuela, y por lo tanto ratifico hoy, yo que estuve en la campaña del 2006 y que con ese equipo de Calderón trabajamos la dinámica de ‘Un peligro para México’ hoy efectivamente no lo es”.

Dijo que si bien en el 2018, al igual que en el 2006 cuando ganó la contienda Felipe Calderón, Andrés López Obrador está arriba en las encuestas, lo que debe hacer ahora es aprovechar su experiencia para rodearse de expertos que le ayuden a gobernar su campaña, porque el principal enemigo de AMLO es precisamente AMLO.

“Debe capitalizar el proceso de decepción profunda que tienen los mexicanos, esta otra contenida que tiene la gente en un caudal de energía positiva que es la que le permitiría obtener el voto de panistas perredistas y priistas y sacar la más amplia votación histórica de las últimas cuatro campañas presidenciales”.

La elección será de ciudadanos contra el sistema

La consultora Giselle Perezblas dijo que en la etapa de precampaña López Obrador demostró que aprendió de sus dos anteriores campañas. Está administrando sus tiempos, está mucho más atemperado y utilizando más el humor, además de que ahora cuenta con una estructura que lo nutre orgánicamente. Lo único que necesita es administrar su ventaja y darle orden a su estructura de apoyo.

La también CEO de Auguro Comunicación consideró que, en general, los equipos de las precampañas partieron de un diagnóstico equivocado, porque iniciaron a hacer trabajo al interior de sus partidos y aliados, cuando de lo que se trataba era de ir empezando.

Asimismo, los precandidatos que traen muchos negativos les ha afectado el periodo largo que comprende las precampañas, el intermedio y lo que serán las campañas porque les generará desgaste.

Señaló que lo que deben tener claro es que esta vez la elección no será entre partidos y candidatos, sino entre ciudadanos contra el sistema político. Al que estamos enfrentando es al ciudadano que está tratando de poner en claro que él es el que va a tomar las decisiones. 

Busca moverse al centro

Por su parte el presidente de Consulta Mitofsky, Roy Campos, señaló: López Obrador fue el que hizo mejor precampaña, empezó como favorito, terminó como favorito, mientras que Meade y Anaya perdieron la posibilidad de acercársele o demostrar algo distinto.

A diferencia de los otros dos precandidatos, AMLO no tiene problemas dentro de su partido, pues tiene el control del mismo e incluso se da el lujo de aceptar a militantes de otras organizaciones políticas. Eso le permitió mantener una campaña controlada y fijando agenda. 

Dijo que una muestra de ello es que nunca cambió sus spots, mientras los otros dos sí lo hicieron.

En su opinión el tabasqueño va a tratar de mantener la ventaja y mientras lo logre va a hacer una campaña más suavecita, más moderada, más de gobierno. Es de esperarse que si sigue manteniéndose como puntero no se verá agresivo o al menos será un López Obrador  más moderado.

“Mientras Anaya se trata de mostrar como el candidato antisistema, Andrés Manuel, como ya está ubicado en esa posición, lo que ha venido haciendo es moverse al centro, hacia la moderación”.

A su vez, el estratega Carlos Mandujano, director del despacho de comunicación y estrategia electoral Cuarto de Guerra, dijo que a quien le funcionó bien la precampaña fue a López Obrador y es el puntero porque tiene una agenda clara, sabe cuál es su segmento, cuál es su comunicación y quién es su enemigo social, es decir, el tema de la corrupción.

Además sale muy bien de la precampaña pues se mantiene. Ante los ataques utilizó el humor; sin embargo, también coincidió con otros estrategas en que el principal problema de AMLO se llama AMLO, por lo que si logra ser prudente, paciente, controlar sus emociones y sabe apaciguar su temperamento, tendrá mucho por avanzar.

Atraer a muchos le puede generar costos

Por su parte Carlos Lorenzana, director de Gerencia Electoral Consulting, dijo que si se tratara sólo de la elección presidencial, el triunfo de AMLO estaría cantado, pero como se elige una gran cantidad de funcionarios tanto de gobierno como del Legislativo, tanto federales como estatales, el tabasqueño tiene un problema porque está dejando entrar a su partido todo tipo de políticos. Esta situación le va a generar costos, a lo mejor no tanto como para caerse del lugar en el que está, pero sí le va a costar.

Lo cierto, dijo, es que si hay alguien que se está divirtiendo en esta campaña es Andrés Manuel.

En ese sentido Antonio Roldán, presidente de la empresa de inteligencia electoral Roldán Carreón y Asociados, consideró que el precandidato López Obrador ha dado muestras de que ya sabe que línea no debe cruzar de manera estratégica para que no le recuerde a la gente aquel Andrés Manuel que pierde la cabeza y los estribos. Está siendo muy inteligente en su estrategia de precampaña y la realidad es que ya no necesita hacer campaña, porque mientras más se descalifiquen Anaya y Meade, quien suma votos es el tabasqueño.

Incluso dijo que cualquiera podría criticar que destinó spots de precampaña para presentar un video liberando tortuguitas, lo cual se podría ver como una pérdida de tiempo, pero no es así, porque él va cosechando votos todos los días.

Desde su perspectiva, AMLO y Morena están cerca de su tope de aceptación, por lo que ahora lo que debe cuidar es no caerse. “Lo que tiene que hacer es no equivocarse y no equivocarse significa no asociarse con el Andrés Manuel intempestivo, intolerante o que lo asocien con regímenes como el de Venezuela”.

[email protected]