El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo celebrar la renuncia de Carlos Romero Deschamps como dirigente del sindicato de trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex), tras 26 años de permanecer en el cargo.

“Es el inicio de una etapa nueva, de cómo se termina el ciclo de un dirigente que tardó bastante tiempo en la conducción del sindicato petrolero, y que ahora hay una nueva realidad, inclusive, hay una nueva legislación, ya tiene que respetarse a los trabajadores par que de manera libre, democrática elijan a sus representantes, al mismo tiempo sean responsables, cuidadosos, no tener injerencia en la vida interna de los sindicatos, no debe de haber sindicatos de Estado”, refirió.

“Yo de verdad que celebro lo que pasó el día de ayer y que además se haya logrado sin violencia", dijo el presidente.

El Primer Mandatario dijo que tras la salida de Romero Deschamps, los trabajadores deberán llevar a cabo una elección libre y secreta para elegir a su nuevo dirigente.

Consideró que el nuevo líder debe promover la transparencia de las cuotas sindicales, porque no es posible que los dirigentes vivían muy ricos, con grandes residencias, lo que calificó como “inmoral”. Estimó que se tiene que terminar con esa etapa y poner poder delante la honestidad de los dirigentes.

No debe el gobierno, para decirlo con claridad, poner o quitar líderes sindicales como era la mala costumbre. Tienen que ser los trabajadores, tiene que haber libertad, democracia sindical, transparencia en el manejo de fondos de cuotas de trabajadores, que haya honestidad en el manejo de las cuotas y de todas las actividades al interior de los sindicatos, que se informe constantemente a los trabajadores; no es posible que dirigentes sindicales vivan colmados de atenciones, de privilegios, con residencias, muy ricos, eso es inmoral”, comentó.

Aseguró que su gobierno garantiza que habrá condiciones para haya esa democracia sindical, y dijo que tiene confianza en que los trabajadores de Pemex elegirán democráticamente a su nuevo líder.

“Ahora que se presentó esta renuncia hay posibilidad seguramente en el estatuto del sindicato, debe estar establecido de que cuando renuncie un dirigente, el que lo suple llegue como interino, y se tienen que convocar a elecciones, y ojalá se aplique la nueva legislación laboral, para que las elecciones sean libres en este sindicato y en todos”, comentó.

 

 

Calificó como inmoral que líderes sindicales vivan en la opulencia, pues consideró que no es posible que estén colmados de privilegios, con residencias, “muy ricos”.

El jefe del Ejecutivo cuestiono: "¿cómo puede ser que tener un líder sindical sea al mismo tiempo un potentado?, ¿de dónde sale ese dinero?".

Afirmó que en el tema de la organización gremial se debe poner por delante la democracia y libertad que los trabajadores deben conquistar, pues ahora hay condiciones para esto.

Sin embargo, apuntó el presidente, se debe hacer de manera ordenada, sin caer en el caos, con reglas claras, en elecciones limpias y libres de elección de sus líderes y sobre todo respetar la legislación laboral.

Carlos Romero Deschamps renunció el martes a la dirigencia del Sindicato Petrolero, luego de 26 años. Enfrenta acusaciones de corrupción.