Convocados a la sede sindical los 36 secretarios seccionales del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) fueron informados de la renuncia, irrevocable, que presentó al Comité Ejecutivo General el secretario general, Carlos Romero Deschamps, luego de 26 años al frente de la organización sindical, tras cuatro periodos de reelección y cuya gestión concluía en el 2024.

Desde las 9 de la mañana se empezó a registrar un inusual movimiento en las oficinas sindicales ubicadas en la colonia Guerrero. Ahí se registró la entrada de dos camionetas en una de las cuales, presuntamente, iba el líder sindical, quien habría salido después de cuatro horas de reunión.

El encuentro se desarrolló a puerta cerrada; sin embargo, algunos de los asistentes confirmaron que se había presentado en la asamblea extraordinaria la solicitud de renuncia del dirigente, luego de que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) confirmara la existencia de una denuncia en contra de Carlos Antonio Romero Deschamps y otras personas, por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Pasadas las seis de la tarde, en un desplegado, Romero Deschamps expresó que “por razones poco claras” no se observa “la cooperación que debe existir entre trabajadores y administración para impulsar los proyectos que permitan el verdadero avance de Pemex hacia su consolidación”.

 

“Tal parece que se ha recrudecido la antigua posición de vernos como contrarios y no como complemento en la tarea de respaldar a Pemex en su compromiso histórico de ser garantía del desarrollo nacional”, indicó, luego de hacer un recuento de su trayectoria por el sindicato en donde inició como peón.

“Ante un escenario poco favorable para el cabal cumplimiento de mi responsabilidad como secretario general (…) he decidido presentar en términos del artículo 37 de nuestros estatutos generales al Consejo General de Vigilancia mi renuncia al cargo de secretario general del Comité Ejecutivo General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana”, remató.

Dada la salida del líder, estará al frente de la secretaría general del STPRM Manuel Limón Hernández, quien fue el tesorero en el periodo del 2007 a 2018 y actualmente ocupaba el cargo de secretario del Interior.

El nombramiento no se hace bajo un esquema de sustitución o votación, sino son los mismos estatutos del sindicato petrolero que ya tienen contemplado que en automático es posible que este funcionario ocupe el cargo como secretario general.

De acuerdo con el artículo 158 del estatuto sindical, se refiere que “el secretario del Interior Actas y Acuerdos tiene como función asumir la representación y dirección del Comité Ejecutivo General, presentar denuncias y querellas en los casos que afecten a los intereses de la organización y otorgar perdón legal cuando proceda”.

En 90 días, el sindicato petrolero deberá emitir una convocatoria para elegir a la nueva dirigencia. Ésta tendrá que salir acorde con los nuevos principios de la Ley Federal del Trabajo, que ya incluyen una dirigencia democrática, voto personal, libre y secreto.

 

Sindicato petrolero podría tardar 10 días en notificar cambios

Cabe señalar que los cambios internos en el sindicato petrolero deben ser notificados a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, de acuerdo con el procedimiento sindical, esto puede tardar hasta 10 días para que se realice, ya que deben elaborar un acta de la asamblea celebrada.

El sindicato petrolero está integrado por 93,549 trabajadores en activo con un total de 22,500 jubilados y 10,000 trabajadores sustitutos.

La última reelección del líder petrolero fue en la XXVI Convención General Extraordinaria, en noviembre del 2017, cuando Romero Deschamps ocupaba el cargo de senador del Partido Revolucionario Institucional.

En este proceso tuvo el apoyo unánime de las 36 secciones sindicales; no obstante, diversos grupos disidentes impusieron diversas denuncias ante las instancias laborales, mismas que están en proceso de resolución.

El último evento de importancia que lideró Romero Deschamps fue la firma del acuerdo por la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo en julio pasado, con un aumento al salario de los trabajadores de 3.37%, y, por primera vez, un acuerdo de austeridad, en relación con la política del nuevo gobierno.

Asimismo, se acordó un aumento de 1.80% para prestaciones, todo ello llevó cinco semanas de negociaciones, destacó que se tomó como acuerdo “armonizar los gastos de la empresa hacia la dirigencia sindical”.

Privilegios sindicatos Pemex

Nunca me reuní con Romero Deschamps: AMLO

La era de Carlos Romero Deschamps dentro de Pemex inició como chofer de su antecesor Joaquín Hernández Galicia, la Quina. Tras escalar posiciones, el presidente Carlos Salinas lo nombró en 1993 al frente del sindicato petrolero, donde se mantuvo 26 años en la que la vida de lujos y excentricidades de él y sus hijos, Paulina y José Carlos Romero, fueron exhibidas en redes sociales en no pocas ocasiones, sin poder explicarse el financiamiento a sus estilos de vida, considerando que el sueldo de Romero Deschamps es de 27,000 pesos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó ayer que Romero —cinco veces diputado federal y dos senador plurinominal del PRI— tiene dos denuncias ante la FGR y aseguró que nunca se ha reunido con él.

 

“Por mi trabajo, tengo que reunirme con dirigentes, con empresarios y con personalidades de la cultura, del arte, pues con todos, pero no se dio la oportunidad de que yo me reuniera con el señor Deschamps.

(Con información de Jorge Monroy)

[email protected]