En diversas reuniones de representantes del sector privado se escucha, cada vez con más frecuencia, que el protagonismo político asumido en los últimos días por el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, puede terminar por detonar en el corto plazo una rebelión al interior del organismo; ya que nos aseguran que las decisiones asumidas respecto a la relación con los candidatos presidenciales no se están consultando del todo con las bases gremiales. Le platicaba hace unos días en este mismo espacio que las distinciones que el exdirigente de la Coparmex ha tenido con el aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, no han caído muy bien entre la mayor parte de los empresarios e inversionistas; no sólo porque se le brinda al tabasqueño un trato preferencial frente a los abanderados de otras fuerzas políticas, sino porque se muestra a una dirigencia empresarial sometida y arrodillada ante quien se asume como el próximo mandatario de la nación.

La gota que derramó el vaso entre los hombres del dinero cayó apenas el pasado domingo cuando, sin importar que le había aceptado a Castañón las famosas mesas de debate sobre el aeropuerto, Obrador arremetió nuevamente contra el proyecto en su arranque de campaña de Ciudad Juárez. La amenaza de ruptura en el máximo organismo de la iniciativa privada va tan en serio que existen ya equipos de trabajo que analizan a profundidad los estatutos del CCE para encontrar mecanismos de destitución a la dirigencia; labores que, nos detallan, se realizan a marchas forzadas; ya que, de seguir en la ruta adoptada hasta el momento, bastarán unas semanas para que hasta los 100,000 millones de dólares en contratos generados por la reforma energética abandonen el ramo de inversión y se coloquen en un estatus similar al que sorprendentemente ha tomado la nueva Terminal Aérea: un proyecto “en análisis de viabilidad”.

Turismo arqueológico

Interesante lo que ha sucedido en Quintana Roo, que encabeza Carlos Joaquín González, ya que si bien se pronosticaba un triste periodo en la parte turística en Semana Santa, luego del calificado autosabotaje de la naviera Barcos Caribe, ha sucedido todo lo contrario, y es que luego de poner un programa de trabajo para diversificar su oferta turística y fortalecer las zonas arqueológicas de la región, la entidad registró una inyección récord de recursos de alrededor de los 727 millones de dólares; además de que recibió la noticia que en el 2017, sus vestigios arqueológicos de Tulum superaron por primera vez en la historia el número de visitantes que llegó a las ruinas mayas de Chichén Itzá. Por lo que el evidente abandono al estado del caribe por parte de la Secretaría de Turismo Federal que encabeza Enrique de la Madrid Cordero, ni mínimamente se ha notado, aunque en otros estados les extraña que si bien se presume de impulsar el turismo en el país, hace tiempo no los visita porque, comentan, sólo está enfocado a territorios donde habrá relevo en gubernaturas.

Relevo en Biva

Mientras se dan a conocer más retrasos en la nueva Bolsa Institucional de Valores (Biva), cuya apertura ahora se tiene programada para el 23 de julio, ya hubo relevo en su dirección. Resulta que ahora quien comandará los intereses de este mercado bursátil será una mujer, quien en este sector es muy conocida por su gran desempeño por los cargos que se le han encomendado y por revolucionar inversiones, por lo que ahora usted va a escuchar el nombre de María Ariza al frente de Biva, quien deja la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap). La expectativa es que a la ingeniera industrial la releve otra mujer en Amexcap. Veremos qué se decide.

Julio Pilotzi

Columnista de Negocios

Split Financiero

Periodista con 20 años de experiencia en los medios de comunicación. Colabora actualmente en el Noticiero En los Tiempos de la Radio de Óscar Mario Beteta.