El día de ayer comenté la percepción que se tiene de la actividad pecuaria respecto del daño para el medio ambiente; ahora haré mención y destacaré el concepto de ganadería sostenible, el cual ha tenido varios promotores como Allan Savory, un ícono en el tema con su Gestión Holística y Pastoreo Tecnificado, que han permeado en la ganadería internacional.

El modelo de Savory busca encontrar el equilibrio entre los ciclos biológicos y los económicos, enfocados en mejorar aspectos ambientales, productivos, sociales y de rentabilidad de la actividad.

En el país, ya desde los años 60 del siglo pasado, se generó una corriente de productores comprometidos con la ganadería y el ambiente, que han implementado actividades tendientes a contribuir a recuperar zonas afectadas y hacerlas productivas, como el pastoreo tecnificado, optimizar el uso de agua, incrementar la productividad y recuperar especies nativas, entre otras más.

Así, surge el holismo como alternativa para lograr la recuperación de tierras, que apuesta por el uso racional de los recursos con que cuenta la empresa, además de entender y conocer el comportamiento del dúo animal-ambiente y, entonces, conjugarlo con los parámetros productivos y financieros para lograr la rentabilidad y sostenibilidad de la ganadería.

Actualmente, existe una serie de instituciones gubernamentales y de la sociedad civil trabajando con el desarrollo de proyectos que contribuyen a combatir el cambio climático a través de la ganadería sostenible, con prácticas como: manejo rotacional del pastoreo, la recuperación de la capa vegetal que permite incrementar el carbono orgánico en el suelo con una mayor cubierta de biomasa vegetal, evitándose la desertificación, y conservar el agua de lluvia y recuperación de cauces de ríos; estas prácticas generan mayor producción de forraje verde, disponible para el ganado, que al mejorar su condición corporal mejorará su microambiente y, en suma, aporta a un ambiente sostenible.

FIRA ha contribuido con el fomento de la ganadería sostenible teniendo como base el holismo desde los años 80, a través de la promoción y diseño de esquemas técnico-financieros para apoyar a empresas ganaderas en la implementación de dicho modelo. En la región norte del país, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Nuevo León son estados donde los ganaderos han implantado este modelo con resultados importantes y dignos de conocer.

Bajo el actual contexto, es impostergable implementar el modelo holístico para la adopción de practica sostenibles en todas las regiones ganaderas del país, áridas, templadas y tropicales, sumando tecnologías como el manejo de excretas con biodigestores, generación de energías limpias con sistemas fotovoltaicos, cosecha de agua con ollas de captación, sistemas de riego tecnificado, entre otras.

Para lograr la transición de un rancho tradicional a una ganadería sostenible, se cuenta con la experiencia tecnológica y financiera para diseñar modelos de inversión rentables que apoyen este cambio, complementándose con programas de apoyo como los de fomento ganadero de la Sagarpa, programa de proyectos sostenibles de FIRA, entre otros, que promueven un modelo sostenible para la ganadería en México; conocerlos está al alcance de todos en su portal de Internet, www.fira.gob.mx.

*Eduardo Trejo González, especialista de la Dirección Técnica y de Redes de Valor de FIRA.

[email protected]