Kimberly-Clark de México presentó un excelente reporte de resultados al cuarto trimestre del 2019, con incrementos en resultados y márgenes operativos, tanto trimestrales como para el consolidado del año.

Las ventas netas trimestrales de Kimberly-Clark de México crecieron 4.5% contra el mismo periodo del 2018, ubicándose en 10,801 millones de pesos, impulsadas por un incremento de 5% en volumen y precios en línea con el mismo periodo del año anterior.

Una caída en los costos de sus principales insumos, como la pulpa virgen, la fibra de celulosa, tanto nacional como importada, y los materiales superabsorbentes, así como bajos costos en la energía impulsaron un crecimiento de 23.8% en la utilidad bruta, con una importante expansión de 650 pb al margen bruto, comparando con el mismo periodo del 2018.

El programa en reducción de costos generó ahorros en el trimestre por 400 millones de pesos y en el año de 1,600 millones de pesos, la administración espera una cifra similar de ahorros para el 2020. De igual forma, comentaron que se tienen identificados ahorros por 1,000 millones de pesos para los cuatro trimestres que vienen.

El EBITDA trimestral presentó un sobresaliente incremento de 37.6%, quedando en 2,944 millones de pesos, cifra que superó nuestros estimados y los del consenso de mercado, con un margen EBITDA de 27.3%, para una variación de 730 pb comparado con el mismo periodo del año pasado.

La administración atribuyó los buenos resultados del trimestre y del año a una mejora en los costos de los insumos, que se empezó a registrar a principios del 2019, así como de la responsable operación que se llevó a cabo, mayor inversión en publicidad e innovación en productos.

Los resultados positivos de ventas en la primera mitad del año se derivaron de una estrategia de precio, lo que llevó a un incremento de 7% comparado con los primeros seis meses del 2018; mientras que para la segunda mitad se explicaron por un aumento en volumen de venta, puesto que no se aplicó ninguna estrategia de precio en este periodo, esto por la fuerte competencia que existe actualmente en el rubro del tissue, su principal producto de venta.

De igual forma, el incremento en márgenes observados en este trimestre también se dio por una baja base comparativa registrada en el 4T18, puesto que los costos de insumos, así como gastos operativos fueron mayores que en el 4T19.

Si bien la administración no espera que los márgenes registrados en estos resultados se mantengan a esos niveles, sí toman en cuenta que estaremos integrando márgenes mayores a los observados en el 2018 y principios del 2019.

Para el 2020, se espera una inflación controlada que mejorará el consumo doméstico. Se buscará recuperar la posición de mercado que ha disminuido unos puntos porcentuales, debido a la fuerte competencia, esto buscando que el producto presente mayor innovación y sirva como diferenciador para su competencia, así como costos estables de los insumos en la primera mitad del año.

Para este reporte, la compañía presenta una razón de apalancamiento deuda neta/EBITDA de 1.40x, menor a 1.48x en el 3T19 y 1.70x que presentó en el 4T18; 100% de la deuda de la emisora está en moneda nacional.

Al 3T19, Kimberly-Clark de México fue la cuarta empresa más rentable del IPC medido por el ROIC, con una medida promedio de 48.6% los últimos cinco años, obteniendo el doble de rentabilidad que el IPC en dicho periodo.

A pesar de esto, el precio de la acción presentó un ajuste de -6% entre las jornadas del viernes 24 de enero y el lunes pasado, pero consideramos que la acción regresaría a los niveles previos observados, pues los resultados presentados reflejan la solidez de sus operaciones y estructura financiera.

Con las perspectivas de crecimiento en el gasto por hogar, una inflación controlada, estrategias atractivas de publicidad y diferenciación de producto, una alta capacidad de respuesta ante entornos económicos desfavorables, e integrando los cambios en nuestros estimados con base en las mejoras en los costos de los principales insumos, realizamos un cambio en nuestro precio objetivo de la acción.

*David Cardona es analista de Signum Research.