En el libro blanco del Tren Maya (memoria histórica oficial) quedarán registrados dos momentos ocurridos la mañana del nueve de junio del 2021 en el centro del país, en el Palacio Nacional.

Ese día se firmó el contrato por 36,653.7 millones de pesos entre el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y el consorcio internacional que fabricará 42 trenes, instalará los sistemas ferroviarios y construirá los talles y cocheras del principal proyecto de transporte de la 4T.

El primero: Maite Ramos, representante legal del grupo de empresas ganadoras y directora de Alstom México, dijo, al finalizar su discurso: Muchas gracias, señor Presidente, por la confianza. No le vamos a quedar mal.

El segundo: el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el contrato y veinte segundos después lo levantó y mostró a las cámaras para quedar en la historia. Atrás, el resto de invitados de honor (entre ellos los embajadores de España y Francia) le miraban la espalda. El secretario de Turismo, Miguel Torruco, como cabeza de sector, no estuvo presente.

En ningún otro contrato relacionado con el tren (que deberá iniciar operaciones comerciales a finales del 2023) está registrada la firma del Mandatario, no es requisito, por eso el hecho llamó la atención.

Es necesario recordar que la compra de los trenes y cuestiones relacionadas se realizó mediante una licitación pública internacional abierta electrónica que inició el 24 de noviembre del 2020 y el fallo se hizo público seis meses después, no de una adjudicación directa. Más allá de la necesaria cordialidad y respeto al anfitrión, no había que agradecer confianzas.

Como en toda licitación, los expertos, internos y externos, de una dependencia son quienes deciden (en este caso, basado en los criterios técnicos y en el marco de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público) a un ganador por mérito.

Respecto a la firma del millonario contrato, el acta de fallo, con fecha del 26 de mayo del 2021, precisa que debía ocurrir “el día nueve de junio del 2021 en las oficinas de la subdirección de Adquisiciones y Servicios generales, en el segundo piso del edificio (de Fonatur) ubicado en Tecoyotitla 100 piso 2, colonia Florida…. En un horario de 16:00 a 18:00 horas”.

Sin duda, el cambio de hora y lugar favoreció el conocimiento público del hecho. La audiencia ahora tiene claro que el 72% de los trenes tendrá un grado de integración mexicana y que se crearán 4,000 empleos, básicamente en la planta de Ciudad Sahagún, Hidalgo, de Bombardier.

De este concurso, ya se sabe que la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), contratada por el gobierno mexicano para brindar asistencia técnica en el proyecto ferroviario, manifestó que, al no presentar el convenio de participación conjunta, requisito en la licitación, el grupo de Alstom, Bombardier, GAMI Ingeniería e Instalaciones y Construcciones Urales debió quedar fuera del proceso.

Ahora, hay que esperar la publicación del informe final del testigo social elegido (Gobernanza, Desarrollo y Transparencia Institucional) para conocer los detalles de una licitación que sumó, en su etapa de preguntas y respuestas, 2,912 preguntas.

* Cuando viaje, atienda las medidas sanitarias. 

alejandro.delarosa@eleconomista.mx